Montevideo. Uruguay requerirá de US$1.800 millones de inversión en infraestructura durante el próximo quinquenio, según proyectó el gobierno del presidente electo del país, José Mujica.

El futuro mandatario, que asume el próximo 1 de marzo, se reunió con representantes del Banco Mundial para abordar mecanismos de financiamiento, como asociaciones con privados o emisión de bonos.

Según La República, el Banco Mundial estima que existen ciertos "obstáculos al crecimiento e ineficiencias administrativas cuando se busca atraer inversiones o para promover exportaciones".

En diálogo con el periódico local Ultimas Noticias, el vicepresidente electo, Danilo Astori, señaló que aún no está definida la cantidad de recursos financieros que se solicitarán al organismo internacional.

Crecimiento. La inversión permitiría que el producto interno bruto (PIB) del país crezca al menos entre tres  y cinco puntos porcentuales anuales.  

"Si Uruguay llega a plantearse ese porcentaje del PIB, eso permitiría mejorar sustantivamente sus servicios", indicaron fuentes gubernamentales participantes de la reunión citadas por La República.