Mientras empresarios turísticos uruguayos advirtieron esta semana al ministerio de Turismo sobre la caída en la cantidad de visitantes durante los últimos meses, la jerarca de la cartera, Liliam Kechichián, admitió el jueves en el Parlamento que hubo una merma en la llegada de turistas durante los primeros cuatro meses de 2013 en relación al año pasado. Además manifestó preocupación por la continuidad de medidas restrictivas del gobierno argentino para la salida de turistas de ese país y por la debilidad del peso brasileño, que pueden afectar la próxima temporada.

Entre enero y mayo de este año, Uruguay recibió 1.346.000 turistas, 100.000 menos que en el mismo período del año pasado, informó Kechichián el jueves durante su comparecencia ante la comisión de Hacienda de Diputados, en el marco de la discusión parlamentaria de la Rendición de Cuentas. La baja representa una merma de 7%.

“Hemos recibido 100.000 visitantes menos que el año pasado, pero casi 300.000 más que en el año 2010”, señaló.

Aunque la caída ya se había anticipado en las cifras oficiales del primer trimestre, la ministra pidió no dramatizar. “No dramaticemos una situación que, todavía, tiene muchos grises; no es blanca ni negra”, afirmó. Sobre los reclamos de los empresarios, sostuvo que es “imposible de prever” cómo serán los resultados finales de visitantes en diciembre.

El turismo receptivo tuvo una caída de 2,4% durante el primer trimestre de 2013, en comparación con el año anterior. Kechichián también advirtió que existió una merma en la llegada de uruguayos residentes en el exterior, que también eran tomados como turistas.

En relación con las restricciones argentinas y la devaluación del peso brasileño, la jerarca sostuvo que el gobierno debió incrementar la promoción de los destinos uruguayos en los países vecinos para intentar mantener el nivel de visitantes. “Las medidas macroeconómicas adoptadas por Argentina y las sucesivas devaluaciones aplicadas por Brasil, con un real que pasó de $1,60 a $ 2,06, nos obligaron a profundizar la promoción”, dijo.