La temporada de turismo del verano austral 2022-2023 en Uruguay será mejor que la prevista y la mayor desde la irrupción de la pandemia, aseguró el viceministro de Turismo del país, Remo Monzeglio.

"Hace 45 años que estoy en el sector turístico y creo que esta temporada va a sorprender y va a ser bastante mejor que lo que esperábamos", dijo Monzeglio en entrevista con Xinhua.

Como en el resto del mundo, la pandemia impactó con dureza y primero en rubros como el turismo, que aún no ha recuperado su plenitud.

"Desde que asumimos el gobierno en marzo de 2020 tuvimos normalidad prácticamente 11 días. El 13 de marzo de 2020 se decretó la emergencia sanitaria, pasamos a tener turistas cero y desde ese momento paulatinamente hemos reconstruido el turismo interno y ahora el turismo internacional", relató el viceministro.

Argentina, señaló, seguirá siendo el principal mercado emisor para Uruguay, seguido por Brasil, con incidencias de 65 y 15 por ciento, respectivamente.

"Esperamos muchos turistas de Argentina pese a la problemática económica y los varios tipos de cambio que tiene ese país. Sin embargo, la gente sigue viniendo", explicó Monzeglio.

En cuanto a los brasileños, "probablemente este año aumente un poco más el número, sobre todo porque hemos trabajado mucho en la promoción en el sur de Brasil".

"Hace 45 años que estoy en el sector turístico y creo que esta temporada va a sorprender y va a ser bastante mejor que lo que esperábamos", dijo Monzeglio en entrevista con Xinhua.

Quien llega desde la margen occidental del Río de la Plata principalmente es de alto poder adquisitivo y "en líneas generales no tiene problema de seguir gastando".

Sin embargo, regresar a los niveles previos a marzo de 2020 aún es un objetivo, apuntó.

"En el mundo entero alcanzar niveles prepandemia aparece hoy como muy lejano", reconoció Monzeglio.

Uruguay había conquistado en 2017 un "turismo masificado, pero obviamente el mundo cambió", por ejemplo en los niveles de conectividad aérea.

"Hay que ir reconstruyendo de a poco esa realidad", reflexionó el viceministro.

Según un estudio de diciembre del centro de estudios Ceres, la actividad turística reportará un alza esta temporada aunque sin poder repetir el récord de 2017, año en el que ingresaron 3,8 millones de visitantes.

"La lenta salida de la pandemia del COVID-19, sin duda que es un motivo evidente de la lenta recuperación del sector, pero las diferencias cambiarias entre Argentina y Uruguay, así como la crisis económica del vecino país, son las explicaciones más de fondo", de acuerdo con Ceres.

La meta hoy, indicó Monzeglio, es apostar por la segmentación del público y por una oferta que no pase solo por el balneario Punta del Este (140 kilómetros al este de Montevideo).

"El objetivo ahora es la segmentación y saber que hay un público de ese nivel, pero que también tenemos el resto de los departamentos de Maldonado (este), Canelones (sur), las playas de Rocha (este), que son una alternativa a Punta del Este", sostuvo.

"Uruguay no es sólo Punta del Este, que es el emblema, el lugar más icónico, pero en el resto de los departamentos hay opciones fabulosas", como el departamento de Colonia o en Maldonado el histórico balneario Piriápolis.

Son "propuestas muy atractivas, donde la gente busca no tanto el 'glamour' sino un poco de tranquilidad y estar en familia. Hay una playa para cada tipo de familia", aseveró.

Si Uruguay puede enorgullecerse "es por la cantidad y variedad de oferta que tenemos, eso es lo bueno, lo triste sería tener un solo producto que no va a satisfacer a todo el mundo", concluyó.