El directorio de UTE aprobó en el directorio de esta semana la instalación de uno o dos parques eólicos por una potencia de 140 Megawatts (MW) en la localidad de Pampa, en Tacuarembó. El proyecto se financiará en parte con emisiones en la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM), informó a El Observador el director nacionalista del ente, Enrique Antía. UTE pretende aprovechar esa zona del país para el proyecto debido a que cuenta con una línea de alta tensión en la zona, hecho que redunda en una reducción significativa en los costos de conexión de los aerongeneradores.

En las últimas semanas se han intensificados los contactos entre jerarcas de UTE y la BVM para definir el instrumento que diseñarán para obtener los fondos para financiar la iniciativa. “En UTE están bastante embalados en hacer tres o cuatro proyectos”, dijo una fuente de la Bolsa al tanto de las negociaciones.

En total, se estima que las granjas eólicas demandarán una inversión de entre US$500 y US$600 millones. De todas formas, el monto que prevé emitirse a través de la BVM ronda los US$150 millones, que tendrán como objetivo las AFAP pero también inversores particulares a los que se asegurará un retorno fijo y una tasa variable en función de la generación de cada una de las granjas eólicas.

El resto de la inversión, se financiaría con fondos propios de UTE, préstamos de organismos internacionales y capital de riesgo. El Observador informó en su momento que UTE pretendía conformar una o más sociedades anónimas para la ejecución de estos parques eólicos propios, aunque tampoco se descarta la estructuración de un fideicomiso, explicaron las fuentes de la BVM.

Por otro lado, el ministerio de Economía y Finanzas ya dio el visto bueno a esta alternativa que están negociando UTE y la Bolsa de Valores. En el ente energético tienen la intención de captar los fondos en el mercado este año para que los parques puedan estar generando energía sobre fines del año próximo. El montaje de los parques demanda un período de obra civil de ocho a diez meses.

Retraso de privados. Uno de los motivos que llevó a UTE a acelerar la concreción de parques propios, es la demora que tienen tres granjas eólicas privadas licitadas en 2011, supo El Observador. El ente tiene previsto contactarse con estos privados para que le comuniquen si efectivamente van a construir los parques en los plazos comprometidos en los contratos.