Santiago. Al cierre del primer semestre, los ingresos del Grupo CAP sumaron US$1.058 millones, mientras el EBITDA alcanzó los US$295 millones en el mismo período.

En tanto, obtuvo utilidad por US$81,5 millones, cifra 53,5% menor con respecto al mismo período del año pasado. La caída es consecuencia de los menores despachos de mineral de hierro y pérdidas en la operación de la filial siderúrgica, detalló la entidad.

CAP Minería observa la mantención de una demanda estable por los productos de hierro, especialmente de parte de clientes chinos como así también de compradores en Japón y en Oriente Medio, en un entorno de precios que, a la fecha, siguen siendo mayores que los proyectados para el presente año.

“El menor volumen despachado los primeros seis meses de 2013, son consecuencia del desplazamiento de embarques programados para el mes de junio, esperando recuperar los volúmenes durante el segundo semestre, para finalizar este año por sobre los 12 millones de toneladas embarcadas”, señalan en CAP.

Las inversiones para el desarrollo de CAP Minería se encuentran en su etapa final, que busca completar la puesta en marcha de dos proyectos: en agosto, la ampliación de producción en el Valle del Huasco, agrega dos millones de TM anuales y a comienzos del 2014, la mina Cerro Negro Norte, con cuatro millones de TM anuales de capacidad adicional.

En las actividades acereras, la pérdida neta del primer semestre de 2013 alcanzó a US$53,6 millones, la que incluye una provisión por US$13,6 millones neta de impuestos diferidos, sin efecto en caja, para reflejar el impacto económico de la interrupción temporal en el uso de activos operacionales, y también una pérdida neta de US$1,3 millones en las actividades de procesamiento de acero.

CAP Acero exhibe los efectos del difícil momento por el que atraviesa la industria siderúrgica mundial, originado en el exceso de capacidad de producción de acero de China que ha generado un nivel de deterioro de márgenes y pérdida de rentabilidad en todos los mercados.

“Durante el segundo trimestre de 2013 la filial siderúrgica finalizó los trabajos de revestimiento del Alto Horno Nro. 1 e inició un profundo proceso de reorganización, orientando la producción de la usina hacia la fabricación de productos largos, descontinuando temporalmente la fabricación de productos planos. Lo anterior conduce necesariamente hacia un menor volumen de producción anual, obligando a planificar la operación con un solo Alto Horno y a adaptar los cuadros ejecutivos y de trabajadores al menor nivel de actividad. La implementación de las medidas descritas, permitirán devolver la rentabilidad a las operaciones”, señalan en CAP.

El endeudamiento financiero bruto del grupo alcanzó a US$779,6 millones al 30 de Junio de 2013. Al término del primer semestre de 2013, el grupo CAP mantiene caja por US$554 millones, lo que permite continuar exhibiendo un nivel de endeudamiento financiero neto inferior a 0,5 veces el EBITDA consolidado.