Caracas. El gobierno venezolano prepara un nuevo plan de racionamiento eléctrico para la capital, luego de que el anterior fuera suspendido por el presidente Hugo Chávez pocos días después de su arranque en enero por el amplio rechazo que generó entre los caraqueños.

Venezuela atraviesa una severa crisis eléctrica, agudizada desde mediados del año pasado por una prolongada sequía que ha obligado a las autoridades a aplicar cortes en el suministro de agua y luz para preservar el nivel de los embalses, donde se produce 70% de la energía del país.

"Estamos dando los últimos detalles para su aprobación y puesta en práctica", dijo el ministro para Energía Eléctrica, Alí Rodríguez, al canal estatal VTV tras ser consultado sobre la ejecución de un nuevo programa de ahorro para la capital.

"Este plan toma en cuenta las experiencias vividas y se trata entonces de provocar el menor trastorno a la población", añadió Rodríguez, hasta hace días ministro de Finanzas.

Caótico plan previo. El 13 de enero comenzó el anterior plan de racionamiento en Caracas, que dividía la ciudad en varias zonas donde se aplicarían cuatro horas de corte interdiarias, con un resultado caótico al quedarse sin luz escuelas, centros médicos, alumbrado público y semáforos.

Chávez tuvo que suspenderlo inmediatamente y destituyó a Angel Rodríguez, primer funcionario que encabezó el recién creado Ministerio de Energía Eléctrica.

Para los detractores del mandatario, que anticiparon la crisis eléctrica desde que en 2008 comenzaron a producirse apagones generalizados, esto fue una muestra más de la improvisación del gobierno.

En zonas como el estado Zulia, una tradicional región de explotación petrolera, empresas estatales y privadas están en proceso de adquirir plantas de generación para paliar los cortes programados, lo que va a impactar en las exportaciones por la aceleración en el consumo interno de combustibles.

El ministro de Energía y presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Rafael Ramírez, dijo la semana pasada que la compañía estatal adquirirá 554 megavatios (MW) de capacidad para asegurar la autosuficiencia eléctrica de sus áreas operacionales.

La crisis eléctrica tiene su raíz en el crecimiento sostenido de la demanda desde 2002 sin que se haya incrementado la oferta efectiva, ni realizado el mantenimiento y actualización adecuada del sistema.

Rodríguez dijo que una de las primeras acciones a tomar es reactivar las unidades termoeléctricas que funcionan con deficiencias y mejorar los sistemas de transmisión. "Tengo la profunda convicción de que esto es un problema que podemos resolver. Requerimos cierto tiempo (pero) Venezuela es una potencia energética", aseguró.