Caracas. Venezuela evalúa ajustar las tarifas eléctricas, congeladas por años y reducir sus ventas de electricidad a Brasil, ante un fuerte déficit energético, dijo el ministro para la Energía Eléctrica, Angel Rodríguez.

Venezuela está sufriendo de frecuentes y prolongados apagones por los efectos climáticos que han mermado las lluvias, según el presidente Hugo Chávez, aunque los opositores aseguran que la ineficiencia del Gobierno y la desinversión han generado los problemas en los servicios públicos

Rodríguez dijo que el gobierno está luchando para evitar que la prolongada sequía que afecta al país produzca un colapso en el embalse de Guri, que produce la mayor parte de la energía hidroeléctrica de la nación, según publicó el diario El Nacional.

"Sí vamos a tomar algunas medidas con relación a esto", dijo el ministro cuando fue consultado sobre una revisión de las tarifas, que no han sido modificadas desde el 2002.

Rodríguez dijo además, según El Nacional, que el gobierno reducirá considerablemente la venta de electricidad al norte de Brasil.

Chávez ha llamado a la población a no derrochar el agua y la luz y ha dicho que el consumo de energía se ha disparado por una mayor actividad económica en el país, pese a que en 2009 se contrajo 2,9% luego de un lustro de expansión.

El martes, el gobierno tuvo que flexibilizar una impopular medida que restringía el consumo de electricidad y así los horarios de los centros comerciales de 11.00 a 21.00 hora local (15.30 a 01.30 GMT), lo que dejaba inactivos salas de cines, bancos, restaurantes y afectaba el empleo en el sector.

Rodríguez había dicho esta semana que el país podría cerrar las operaciones de las plantas de hierro, aluminio y acero ante la necesidad de ahorrar energía en medio del déficit energético.

La medida alcanzaría a las mineras estatales, ubicadas en la región de Guayana, que consumen alrededor de la cuarta parte de la hidroelectricidad que se produce en el país.

A lo largo y ancho del país petrolero se han venido dando desde hace meses cortes eléctricos que han enfurecido a la población y generado protestas contra el gobierno, mientras que el oficialismo está en campaña para unas elecciones legislativas este año.

La administración de Chávez ordenó a industrias pesadas y ligeras, centros o locales comerciales y centros residenciales a elaborar un plan obligatorio de reducción de al menos 20% en su consumo facturado en el mismo mes del año anterior.

Además estableció normas para la iluminación de avisos publicitarios y de regulación de su uso por parte de centros comerciales, casinos y salas de bingo.

La crisis eléctrica afecta fuertemente el interior del país rico en energía, que vende petróleo subsidiado a varias naciones del Caribe y Sudamérica por iniciativa de mandatario socialista.