Un cuerpo de fiscalización será creado por el gobierno venezolano con el propósito de hacer cumplir las medidas de ahorro energético decretadas el pasado 21 de diciembre.

La medida es parte del paquete de reformas que buscan evitar un colapso eléctrico en el país, ante el descenso de los niveles de agua del embalse de Guri, según publica El Universal.

El plan contempla lograr un ahorro energético de al menos 20%, con respecto al consumo del mismo mes del año anterior en la industria pesada, con una demanda mayor a los 5 megavatios (5MW) y de 2 megavatios (2MW) en las industrias ligera, centros o locales comerciales y centros residenciales.

El ministro de Energía Eléctrica, Angel Rodríguez, explicó que antes de finalizar la primera quincena de enero estará listo el equipo de fiscalización que se encargará de vigilar la norma.

El Ejecutivo venezolano ha justificado las medidas debido al fenómeno El Niño que alejó las lluvias y está secando la represa de El Guri, pero analistas afirman que el problema es que las autoridades no han completado los proyectos de plantas termoeléctricas previstos desde 2002 que aliviarían al embalse, que en diciembre se deslizó a 261,7 metros sobre el nivel del mar.