Caracas.  Venezuela adelantó que probablemente licite otras áreas petroleras luego de haber adjudicado el mes pasado dos multimillonarios proyectos de crudo pesado en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Consorcios conformados por la española Repsol y la estadounidense Chevron se hicieron con dos de los tres bloques del Proyecto Carabobo, que el Gobierno izquierdista de Hugo Chávez espera capten ingentes recursos para reanimar la alicaída economía de su país.

"Sí, probablemente", dijo el ministro de Energía, Rafael Ramírez, al ser consultado sobre nuevas licitaciones en una entrevista con la televisora estatal VTV.

Agregó que el bloque 2 del Proyecto Carabobo, cuya adjudicación quedó desierta en la reciente licitación, podría ir a un nuevo proceso. "Puede ser, pero vamos a evaluar cómo lo abrimos", dijo al descartar que fuera este año.

Los proyectos de Carabobo tienen un potencial de producción de 400.000 barriles por día (bpd) cada uno.

Venezuela confía en el enorme potencial de la Faja para revertir su decreciente producción petrolera, afectada por años de insuficiente inversión y una ola de extensas nacionalizaciones.

El bombeo de Venezuela ha caído a unos 2,5 millones de bpd desde más de 3 millones de bpd en 2001, según el Departamento estadounidense de Energía.

No obstante, el gobierno venezolano dice que la extracción supera los 3 millones de bpd.