Caracas. El gobierno de Venezuela restringió a cinco horas el trabajo de la administración pública, según la Gaceta Oficial que circuló este jueves, en un intento por ahorrar energía en medio de una crisis que amenaza con dejar el país sin electricidad en el corto plazo.

El presidente Hugo Chávez responsabiliza a gobiernos anteriores por la crisis al afirmar que hicieron al país dependiente de una sola fuente de potencia, en referencia al embalse de Guri que represa al río Caroní y surte más de 70% de la electricidad que consume el país.

Según el gobierno, Guri se encuentra por debajo de niveles aceptables por la sequía que ha ocasionado el fenómeno climatológico El Niño, pero críticos opinan que la "revolución socialista" no hizo inversiones necesarias en infraestructura y mantenimiento para atender un crecimiento de la demanda.

"Se establece como medida extraordinaria de carácter provisional, por un período de 150 días, una restricción de la Administración Pública Nacional central y descentralizada, en lo que respecta a su funcionamiento, el cual será de 8.00 am a 1.00 pm" hora local (1230 GMT a 1730 GMT), estableció la Gaceta.

La jornada laboral en Venezuela es de ocho horas, aunque Chávez ha ofrecido en varias oportunidades bajarla a seis.

La medida excluye servicios esenciales como salud, educación, producción y distribución de hidrocarburos y seguridad ciudadana, entre otros. Además deja por fuera a oficinas públicas "de atención al pueblo", personal de alto nivel y de confianza.

El decreto establece también que no se afectará la estabilidad laboral, sueldos y salarios de los trabajadores.

Tras meses de sorpresivos y prolongados cortes de electricidad en el interior del país, que han generado fuertes protestas, el gobierno comenzó el año limitando los horarios de los centros comerciales, una medida que luego modificó para no afectar el esparcimiento.

Además también anunció un plan de racionamiento para Caracas, de cuatro horas cada dos días para aplicar por sectores, que según Chávez generó "impactos no deseados" y fue suspendido el miércoles por la noche.

Con el fracaso del racionamiento en la capital, el mandatario pidió la renuncia al flamante ministro para la Energía Eléctrica, Angel Rodríguez.

Algunos diarios locales reseñaron que enfermos renales protestaron en las calles cuando cortaron la electricidad en una unidad de diálisis en la que trataban.

Según el gobierno, Venezuela debe ahorrar 20% de su consumo de electricidad para no entrar en crisis en las próximas semanas, aunque funcionarios afirman que el déficit actual es de 12%.