Caracas. Venezuela sancionará a partir de marzo el uso excesivo de agua con aumentos en las facturas y cortes del servicio para tratar de contener la caída de sus embalses, de los que obtiene la mayor parte de su generación eléctrica, informó este miércoles un diario local.

El presidente Hugo Chávez ha anunciado planes de racionamiento, sanciones al consumo excesivo y estímulos al ahorro para reducir el gasto de luz y agua, en medio de una crisis eléctrica que está afectando su popularidad meses antes de unas elecciones legislativas.

Y recientemente, el gobierno señaló el peligro de que se produzca un colapso en el sistema eléctrico si la cota de la represa de El Guri, que genera en torno a la mitad del suministro, cae por debajo de los 240 metros sobre el nivel del mar, apenas unos 17 metros menos que el nivel actual.

"Aquellas personas que no les importe pagar el exceso y continúen derrochando el agua, les cortarán el servicio, así tengan su factura al día", dijo el ministro del Ambiente, Alejando Hitcher, en entrevista con el diario local Ultimas Noticias, agregando que el plan comenzará 1 de marzo.

Tomando Caracas como referencia por ser el estado con la facturación más costosa, Hitcher explicó que cada metro cúbico de agua costará 1 bolívar (US$0,38) cuando el consumo mensual en áreas residenciales sea de hasta 40 metros cúbicos.

Luego escalará hasta 3,5 bolívares hasta los 100 metros cúbicos, y de ahí en adelante se pagará 5 bolívares el litro.

En las áreas comerciales e industriales los excesos de consumo serán sancionados con cobros de hasta 7 bolívares por metro cúbico de agua.

Chávez responsabiliza a la persistente sequía por el colapso energético, sin embargo la oposición mantiene que las débiles inversiones en el sector durante los 11 años en el poder del mandatario socialista son las causantes de la emergencia eléctrica decretada en el país exportador de crudo.

El gobierno ha dicho que invertirá este año unos US$4.000 millones en más de 30 proyectos termoeléctricos para suplir la caída de generación hídrica, que supone 70% de la electricidad disponible en el país.

Según analistas, estas obras deben ejecutarse en cronogramas muy ajustados antes de que los principales embalses de Venezuela alcancen su mínimo nivel.