Tokyo/ Detroit. Toyota Motor Corp sufrió una brusca caída en las ventas en Estados Unidos el mes pasado, debido a un retiro masivo sin precedentes que detuvo las ventas y permitió a sus rivales arrebatar participación en el mercado a la mayor automotriz del mundo.

Honda Motor Co no se benefició de los problemas de Toyota en enero, pero aumentó su previsión de ventas para el año hasta marzo después de que una reducción de costos contribuyó a sus mayores ingresos trimestrales en un año y medio.

A diferencia de sus rivales General Motors, Hyundai Motors y Ford Motor Co, Honda no ha apuntado a los clientes de Toyota y un ejecutivo expresó su preocupación de que las consecuencias de la crisis se propaguen.

"Toyota es el favorito a la hora de representar vehículos japoneses", dijo el vicepresidente ejecutivo de Honda, Koichi Kondo, a periodistas.

"En ese sentido, estamos algo preocupados de que pueda existir un efecto dominó en otras marcas japonesas, pero necesitaremos un poco tiempo para evaluar cualquier impacto", agregó.

En el más reciente golpe a su alguna vez dorada imagen de calidad, Toyota dijo este miércoles que sus distribuidores en Estados Unidos y Japón reportaron quejas de clientes por los frenos en el nuevo modelo híbrido Prius.

Toyota retiró ocho de sus modelos más populares, entre ellos el Camry, Corolla y Rav4, desde las salas de ventas de Estados Unidos la última semana de enero luego de quejas sobre que el acelerador se atascaba.

Las ventas mensuales de Toyota cayeron 16% y su participación en el mercado estadounidense está en su nivel más bajo desde enero de 2006, mientras rivales como Ford Motor Co y General Motors Corp la superan. Sus ventas mensuales en Estados Unidos cayeron bajo los 100.000 vehículos por primera vez en más de una década.

"Las ventas de autos y la participación de mercado es como una carrera por una ruta de alta velocidad y si te quedas atascado en la gravilla te pueden pasar muy rápido, y esencialmente eso es lo que le ocurrió a Toyota", dijo el analista Erich Merkle de Autoconomy.

"Ahora tenemos que averiguar cuánto les tomará volver al pavimento", agregó.

Mientras las ventas de Toyota caían, Ford y Hyundai Motor Co salían como los mayores ganadores, cada uno registrando ganancias de 24% en las ventas. Las ventas ajustadas de Honda subieron 2,9%.

Advertencias de la autoridad de EE.UU. El débil reporte de ventas de Toyota se da mientras el secretario de Transporte de Estados Unidos, Ray LaHood, adoptó una línea más dura con la automotriz por lo que dijo fue una respuesta lenta a las quejas de seguridad.

"No hemos terminado con Toyota", dijo LaHood en una declaración enviada por correo electrónico a Reuters.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos dijeron que Toyota podría enfrentar una inusual sanción civil debido al retiro y una extendida investigación que se concentraría en sus controles eléctricos. Cualquiera de las situaciones podría dañar más la alguna vez brillante reputación de calidad de la firma japonesa.

Además de un retiro separado por alfombras que se resbalaban y también se relacionaron a aceleraciones no intencionadas, unos 8,1 millones de vehículos de Toyota están siendo retirados ahora, más que el total de ventas del grupo en el año pasado.

Respecto al Prius, una portavoz de Toyota dijo que la compañía está investigando decenas de quejas desde diciembre sobre lo que los conductores describieron como frenaje insuficiente cuando manejaban en caminos congelados o en mal estado.