Estados Unidos. Pese a que hace un tiempo YouTube probó un servicio de arriendo de películas donde los resultados no fueron positivos, la firma no da su brazo a torcer y vuelve a la carga con dicho servicio.

Según revela el sitio Silicon News, la compañía ha decidido continuar con su idea y se prevé que ampliará su programa de alquiler a nuevos proveedores de vídeo. En la actualidad, este servicio se encuentra todavía en fase beta pero ya cuenta en su archivo con filmes bastante amplio.

Pero el desafío de la firma no es menor. Sólo en Estados Unidos la competencia es complicada ya que existen servicios potentes como iTunes, Netflix e Amazon.

YouTube ofrece contenidos de vídeo por cantidades que van desde los US$0,99 dólares hasta los US$3,99, sin embargo, tiene como desventaja que, hasta el momento, sólo permite su arriendo y no su compra.

La primera experiencia de YouTube con este tema se remonta al último Festival de Cine de Sundance. La firma ofreció el alquiler de cinco filmes independientes presentados en los dos últimos años en Park City.