La petrolera argentina YPF contabilizó un beneficio neto de US$ 288 millones en el primer trimestre del año, un resultado que contrasta con la pérdida de US$ 25 millones registrada durante el mismo periodo del año anterior, según se desprende del informe de resultados trimestrales de la empresa.

La compañía estatal ha asociado este resultado a un mejor entorno operativo y financiero durante el periodo. La facturación se impulsó un 37,3%, hasta los US$ 3.635 millones; mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se expandió hasta los US$ 1.035 millones, un 25,5% más.

La petrolera expropiada a Repsol por el Estado argentino en 2012 ha indicado que los mayores precios de los combustibles en el mercado local del canal de estaciones de servicios, acompañados por unos precios mayores en los canales mayoristas impulsaron las ventas durante el trimestre.

Por segmentos de negocio, el área de 'upstream' se impulsó un 23,4% en términos de facturación, hasta los US$ 1.539 millones; el 'downstream' se expandió un 38,3%, hasta los US$ 3.144 millones; y el área de gas y energía creció un 44,6%, hasta los US$ 535 millones.

A cierre de marzo, la deuda neta consolidada de la petrolera totalizó US$ 5.912 millones, un 5,7% menos que la deuda contabilizada durante el mismo periodo del ejercicio precedente.

En moneda local, la compañía contabilizó un beneficio neto atribuible de 26.603 millones de pesos argentina (US$ 233,3 millones), frente a pérdidas de un año antes; mientras que los ingresos se impulsaron un 65,3%, hasta los 388.169 millones de pesos (US$ 3.404 millones).