La petrolera YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51% de las acciones a la española Repsol, y la estadounidense Chevron firmaron un acuerdo para el desarrollo de parte de la formación de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta.

El acuerdo fue suscrito en Buenos Aires por el presidente de YPF, Miguel Galuccio, el titular de Chevron, John Watson, y el responsable de la estadounidense en las operaciones de exploración y producción en África y América latina, Ali Moshiri.

El acuerdo implica para Chevron un desembolso inicial de US$1.240 millones y se anuncia apenas un día después de que el gobierno de Cristina Fernández decretara un ventajosa normativa para los proyectos petroleros con inversiones mínimas de US$1.000 millones.

El convenio prevé la explotación conjunta de petróleo no convencional ("shale oil") en una nueva área denominada General Enrique Mosconi, dentro del sector Loma La Lata Norte-Loma Campana, en la provincia argentina de Neuquén (suroeste), según informó YPF en un comunicado.