Para el año estacional energético 2012-2013 la demanda de energía en el Sistema Nacional Interconectado (SNI) proyecta un crecimiento de 2,68%; una desaceleración en relación con el período anterior.

La demanda, según el Administrador del Mercado Mayorista (AMM), será de 8.821.58 gigavatios hora (GWh), que significa que serán 230 GWh más que en 2011-2012.

El comportamiento refleja una merma en el ritmo de crecimiento registrado de mayo del 2011 a abril del 2012, en el cual se demandaron 387 GWh más que en el plazo anterior a este. Es decir, que en el 2011-2012 se demandaron 8.591.22 gigavatios hora (GWh), para un crecimiento de 4,71%.

El gerente del AMM, Luis Herrera, refirió que el comportamiento de la demanda está relacionado de manera directa con el crecimiento de la economía, y es el indicador más importante para el cálculo de la demanda.

Según el Banco de Guatemala (Banguat) el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) estaría en un margen de 2,9% y 3% para el 2012 mientras que en el 2011 el crecimiento fue de 3,9%.

Estadísticas del AMM refieren que la demanda más alta de los años recientes fue en 2007-2008 cuando reportó un crecimiento de 5,07%; durante la crisis económica del período 2008-2009 bajó a 1,42%.

Posteriormente ha tenido un comportamiento variable. El presidente de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), Carlos Colom, indicó que esperan una demanda mayor al 2,68%, aunque reconoció que el cálculo del AMM se basa en herramientas técnicas.

Herrera explicó que “comparativamente, en el tiempo, la generación energética y el Producto Interno Bruto han demostrado una gran simultaneidad, y estos datos se han constatado con el Banguat”.

En cuanto a la potencia, la demanda se incrementaría 2,11%, y se prevé que llegue 1.530.77 megavatios (MW). En el año estacional actual se registró un récord histórico de 1.499.21 MW.

La industria de Guatemala demanda el 30% de la generación eléctrica nacional.

Para el director ejecutivo de la Cámara de Industria, Javier Zepeda, el crecimiento en el consumo de energía no se debe utilizar para predecir el crecimiento económico, ni viceversa. En el 2011 la producción industrial creció 3% en el 2011, menor a la de crecimiento de la economía.