Madrid. La ministra española de Fomento, Ana Pastor, confirmó este jueves un plan del gobierno conservador del presidente Mariano Rajoy para atraer a empresas aérea chinas a fin de que operen en el aeropuerto internacional de Barajas en la capital del país como una forma de contrarrestar la crisis.

"Vamos a tener reuniones con aerolíneas chinas, pero también estamos trabajando en el ámbito de Arabia Saudí y Emiratos Árabes, así como con África y en todos los lugares del mundo" para conseguir más tráfico  porque genera empleo y riqueza,  dijo Pastor.

Explicó que el plan parte del hecho de que "Barajas es uno de los aeropuertos más afectados por la caída del tráfico aéreo doméstico por la crisis económica que estamos viviendo".

La funcionaria admitió que la crisis de Iberia, fusionada con British Airways (BA), registra pérdidas por 630 millones de euros, unos US$819 millones, en el primer trimestre del año.

Dijo que el objetivo del plan para atraer aerolíneas chinas consiste en potenciar los destinos de Barcelona o Madrid para que las compañías aéreas puedan venir a España y "desde aquí dirigirse a otros países del mundo".

Refirió a Iberia como "una compañía muy importante para nuestro país. Queremos que pueda crecer y seguir siendo un referente para nuestro país y para todo el mundo, en especial para Latinoamérica".