La Habana. Representantes de 17 casas productoras y comercializadoras de licores de varios países asisten a la 14 Fiesta Internacional del Vino que se desarrolla en La Habana, por tres días capital mundial de esa bebida.

Expertos de empresas, bodegas, casas comerciales, distribuidoras y comercializadoras de bebidas radicadas en Cuba participan desde la víspera en las actividades que tienen por sede el hotel Nacional en La Habana.

En el evento, que dura hasta este viernes, están representadas naciones como Chile y México, además de España, Portugal, Francia, Italia y Noruega.

Entre las firmas participantes destacan Bodegas Torres, MG, Juanita Mateo (Freixenet), D'Marco, ITM (Ibero Trust de Mercado), Joan Sardá, Inversiones Pucara y Dallevigne.

Durante la cita, mixólogos, catadores, productores, distribuidores, sommeliers, profesionales de la gastronomía, enólogos y empresarios participan en debates, intercambios, presentación de nuevos productos y análisis sobre tendencias en la industria turística y, en particular, el sector gastronómico.

El programa incluye, además, exposiciones, charlas y muestra de campañas por las firmas distribuidoras, así como catas a ciegas en las modalidades de vinos de calidad y de preferencia para los consumidores.

Este evento es organizado por la instalación insignia de la hotelería cubana y cuenta con el apoyo de la Cámara de Comercio de Cuba, la empresa Habanos SA y la Federación de Asociaciones Culinarias de la isla.

La finalidad del encuentro es mostrar nuevos productos e intercambiar experiencias acerca de las más recientes tendencias en el arte culinario y en particular en el mundo del vino.

En Cuba, el consumo del vino se ha incrementado en los últimos años, sobre todo en su mercado turístico donde miles de visitantes encuentran muchas de sus marcas preferidas y de alta demanda internacional.

3351

El turismo es la segunda actividad económica de la isla, con un movimiento de unos US$2.500 millones anuales, después de la venta de servicios médicos (unos US$6.000 millones).

Cuba concluyó 2012 con récord de llegada de 2.838.607 turistas, lo cual significó un incremento de 4,5% respecto al año anterior, y espera cerrar el presente año con tres millones de viajeros foráneos.

La nación caribeña cuenta con una infraestructura turística que sobrepasa las 60.000 habitaciones en unos 300 hoteles distribuidos por todo el país.

El auge de la industria del ocio en la isla también animó la fabricación nacional de vinos, que desde la década del 90 del pasado siglo emprendió esta producción como respuesta a las necesidades del mercado turístico.

Cuba ostenta la comercialización de más de 100 marcas de vinos de calidad, unos cinco millones de botellas por año.

Para los organizadores, la Fiesta Internacional del Vino constituye un empuje en cuanto a la atención a clientes de mucha exigencia en materia culinaria, sobre todo llegados de Europa.