Si desea volar a Buenos Aires este fin de semana, el pasaje de ida y vuelta desde Miami le costaría unos US$1.430, y si quiere viajar a París, la tarifa sería de US$1.664, y si le agrega otros US$100 podría volar hasta Hong Kong, al otro lado del mundo.

Pero si lo que pretende es volar a Caracas, que está a apenas a tres horas de distancia, tendría que pagar cerca deUS$3.500, e incluso más de US$4.000, si quiere un vuelo directo y no está dispuesto a pasar la noche en Medellín, o cambiar de avión en Lima antes de aterrizar en suelo venezolano, reseñó en su página web El Nuevo Herald.

Y es que los precios de los pasajes aéreos a Venezuela se han ido a la estratósfera, producto de una gigantesca demanda que ha eliminado prácticamente los cupos en los aviones y ha llevado a las aerolíneas a subir las tarifas a niveles inverosímiles.

“Es increíble, uno revisa día por día, y no hay manera de conseguir boletos”, dijo Vickie Montes, quien trabaja en Access Corporate Travel, una agencia de viajes en Doral.

“Los venezolanos nos llaman todos los días, algunos de ellos desesperados porque tienen que viajar. Pero es muy difícil y en ocasiones imposible, conseguirles un cupo”, agregó.

El fenómeno empezó a ser detectado unos meses atrás, cuando los cupos disponibles cayeron a niveles que no se habían visto antes.

Y es un fenómeno que proviene totalmente del lado de la demanda, explicó un representante de American Airlines en un correo electrónico.

“Nuestros precios son competitivos y, al igual que cualquier otra aerolínea, nosotros utilizamos un sistema de administración de ingresos que está basado en la oferta y la demanda, un principio de mercadeo que es tan viejo como el propio mercadeo y que va mucho más allá del uso que le dan las aerolíneas”, dijo el representante.

El mecanismo empleado por las aerolíneas es similar al aplicado por los hoteles para administrar las tarifas que cobran durante las temporadas altas y bajas para tratar de aprovechar al máximo el espacio disponible, explicó la línea aérea.

Pero si la demanda ha disparado los precios, ¿por qué las aerolíneas no aumentan la frecuencia de los vuelos? “Las autoridades venezolanas no nos han autorizado hacerlo”, dijo un ejecutivo de unas de las aerolíneas que habló bajo condición de anonimato.

“Nosotros solicitamos, pero no hemos recibido respuesta, para aumentar los vuelos desde Estados Unidos. Eso fue hace más de un año y aún no tenemos respuesta”, agregó.

Los vuelos comenzaron a llenarse en la medida en que comenzó a dificultarse la obtención de dólares en el país sudamericano.

Humberto Figuera, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (ALAV), explicó que muchos venezolanos han optado por reservar sus pasajes aéreos para poder tramitar la adquisición de dólares a un tipo de cambio preferencial a través de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que vende dólares a viajeros por montos que van desde los US$700 hasta los US$3.000, dependiendo del destino.

Pero muchos de los pasajeros terminan por no montarse en el avión una vez que consiguieron los dólares.

“Llegamos a tener vuelos con más de 30% de pasajeros no show (ausentes) que compran los boletos para presentarlos y tramitar su cupo de dólares” asignado por el gobierno para viajeros, dijo Figuera.

“La diferencia abismal entre el dólar oficial (de 6,30 bolívares por unidad) y el negro (que se vende en 41,49 bolívares) ha hecho que viajar sea un negocio. Se compra el boleto, se muestra a Cadivi y se autoriza la tarjeta de crédito y hay gente que se dedica a llevársela (al extranjero) para ‘rasparla’ (obtener los dólares). No falta el pasajero que vaya con 10, 20 tarjetas”, agregó Figuera.

Aun cuando los precios de los boletos se encuentran por las nubes, muchos de los pasajeros han encontrado que es posible conseguirlos a tarifas mucho más económicas si las reservaciones se hacen con suficiente antelación.

Pero no siempre es así, dijo Germán Sánchez, quien el miércoles abordaba un avión de regreso a Venezuela después de pasar diez días en Miami, acompañado por su esposa Jessica Ramona, y sus dos hijos.

“Un pasaje ahora está entre los 25.000 y los 30.000 bolívares (US$3.968 y los US$4.761 al tipo de cambio oficial)”, dijo Germán.

Su esposa Jessica agregó que “se alzaron los precios porque mucha gente quiere utilizar sus cupos, sus divisas, es el tipo de cambio que tiene a todo el mundo desesperado por lo alto que está el tipo de cambio paralelo”.

“Esto no se entiende, es más barato viajar para Tokio”, coincidió Nectario Márquez, quien el miércoles se encontraba acompañando a su sobrino en el aeropuerto.

“Mucha gente se está viendo afectada por esta situación, hay muchas historias de horror, de gente que necesita pero no puede viajar”, agregó.