En México se registraron 105.682 secuestros y 4.007 desapariciones forzadas de personas en 2012 pero sólo fueron denunciados 1.317 y 718 casos, respectivamente, reveló una encuesta oficial según la cual la mayoría de los ciudadanos no reporta los delitos sufridos porque “lo considera una pérdida de tiempo o desconfía de las autoridades”.

Los datos sobre el total estimado de ambos tipos de delitos surgieron de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (Envipe) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que los confrontó con las denuncias registradas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El sondeo reveló también que la cantidad total de víctimas en 2012 resultó 12,4% mayor a la registrada en 2011 y el incremento “se debe, en mayor medida, al aumento de los delitos más frecuentes, tales como el robo o asalto en la calle o en el transporte público, la extorsión y el robo total o parcial de vehículo”.

En tanto, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu), realizada por el Inegi en septiembre pasado, detectó que 68% de los mexicanos se siente inseguro y sólo 31,7% se siente seguro.

Asimismo, 36,8% opinó que la situación de la seguridad ciudadana “seguirá igual de mal” en los próximos 12 meses; 24%, que “empeorará”; 18,8%, que “mejorará”, y 18,4%, que “seguirá igual de bien”.

Consultados sobre si presenciaron “conductas delictivas o antisociales” en los últimos tres meses, 70,9% reportó haber visto “consumo de alcohol en las calles”; 66,2%, “robos o asaltos”; 56,1%, “vandalismo en viviendas o negocios”; 43%, “venta o consumo de drogas”; 35,1%, “bandas violentas o pandillerismo”, y 27%, “disparos frecuentes con armas”.

Interrogados acerca de cambios de rutinas por temor a ser víctimas de delitos, 64,5% respondió que las modificó en cuanto a “llevar cosas de valor”; 50%, sobre “caminar por los alrededores de su vivienda después de las 20”; 48,5%, sobre “permitir que salgan hijos menores”, y 35,3%, sobre “visitar a parientes o amigos”.

En cuanto al desempeño de las policías estatales y municipales, fue percibido como “poco efectivo” por 39,2%, “algo efectivo” por 30,4%, “nada efectivo” por 27,5% y “muy efectivo” por 2,4%.

Datos duros. La Ensu fue realizada entre personas mayores de 18 años, habitantes del distrito federal, las capitales de los 27 estados y otras cuatro ciudades de más de 100.000 habitantes, informó el Inegi, que la publicó ayer en su sitio de Internet.

Por su lado, la Envipe, que el Inegi presentó el lunes pasado, reveló que 21,6 millones de personas fueron víctimas de los 27,8 millones de delitos registrados durante 2012, lo que arrojó tasas de 1,3 delito por víctima y 27,3 víctimas y 35,1 delitos por cada 100 habitantes.

Sin embargo, sólo 12,2% de los delitos cometidos fueron denunciados y apenas sobre 7,9% se abrieron investigaciones, en tanto 61,9% de las víctimas no denuncia los delitos sufridos “porque lo considera una pérdida de tiempo o desconfía de las autoridades”.

Por otra parte, el trabajo estimó en una suma equivalente a unos US$16.400 millones y a 1,34% del producto bruto interno mexicano el “costo nacional estimado a consecuencia de la inseguridad y el delito” durante 2012.

Paralelamente, en un comunicado titulado “Estadísticas a propósito del día internacional de la no violencia”, divulgado también ayer, el Inegi informó que entre 2006 y 2011 la tasa de defunciones por homicidio aumentó 150% en promedio en el país, al pasar de 9,6 a 23,5 por cada 100.000 habitantes.

No obstante, en estados como Coahuila, Durango y Nayarit el incremento fue de 400% y en Nuevo León, de 1090%, al pasar de 3,8 a 44,8 defunciones por cada 100.000 personas.