El ministro de Hacienda de Paraguay, Germán Rojas, dijo este martes que con la aplicación de medidas que buscan contener el gasto fiscal, se persigue principalmente previsibilidad para encarar el último trimestre del año y tener la certeza de que cumplirán con todos los compromisos que las distintas carteras van asumiendo.

Para cumplir con esta finalidad, la Presidencia de la República emitió el Decreto N° 469, fechado el día 10 de este mes, por el cual se modifica el plan financiero y dispone normas complementarias para la ejecución del presupuesto 2013.

Esta normativa señala claramente que las proyecciones efectuadas por Hacienda en lo que respecta a los recursos del Tesoro, ingresos genuinos, “no permitirían el cumplimiento efectivo de las cifras autorizadas en el plan financiero vigente, razón por la cual se requiere la adopción de medidas tendientes a la contención del gasto”.

La normativa establece, entre otros, el bloqueo de nuevos procesos de contrataciones públicas, de los saldos obligados, la cancelación de los procesos de contrataciones públicas que no hayan sido adjudicados a la vigencia de esta disposición. Se exceptúa todo lo relacionado con gastos en servicios personales, deuda pública, jubilaciones y pensiones, programas sociales.

Rojas indicó que esto no quiere decir que se paralizará todo, sino simplemente que se llevarán a cabo aquellos que son posibles de ejecutar.

Dentro de esto los principales programas afectados son las inversiones, en tanto se mantienen como prioridad los gastos relacionados con la lucha contra la pobreza, la salud, educación, seguridad y otros imprescindibles.

El plan financiero ya es un primer ajuste que se realiza para que la ejecución del gasto esté acorde con el nivel de los ingresos, pero ante la posibilidad de que la recaudación no llegue a lo esperado, Hacienda aplica otro ajuste para cerrar el ejercicio dentro de los niveles de déficit previsto. En principio, se estimó que el déficit fiscal (más gastos que ingresos) llegaría este año a 1,6% del PIB, cerca de 2,1 billones de guaraníes (US$472,5 millones al cambio de la víspera).

El ministro explicó que las recaudaciones están registrando una tendencia creciente, pero que aún se debe determinar si se confirmará esto en el tiempo. “Por eso es que nosotros queremos ser muy cautos en hacer grandes anuncios que al final no se compadecen de la realidad en el resto del año”, indicó.