Lima. Los usuarios residenciales de gas natural en Lima Metropolitana, los cuales alcanzan alrededor de 100.000, pueden ahorrar, en total, hasta 240 millones de nuevos soles (US$85,5 millones) al consumir este hidrocarburo, destacó este jueves el director de la empresa Energy Consult, Aurelio Ochoa.

Dijo que si bien estas cifras podrían resultar modestas, sin embargo, es innegable que se trata de un beneficio económico para las familias que ya cuentan con este servicio.

“Recordemos que el precio del gas natural es aproximadamente un tercio del costo del gas licuado de petróleo (GLP). La proporción es muy grande y permite obtener estos menores gastos”, comentó al Diario Oficial El Peruano.

Ochoa sostuvo que, en la actualidad, el precio del balón de GLP de 10 kilogramos se encuentra en promedio en 32 nuevos soles (US$11,4), mientras que la tarifa de gas natural es de 12 nuevos soles, aproximadamente.

“Se trata de una gran proporción que significa un ahorro para el ama de casa que no puede ser despreciado. Lo importante es que más familias se beneficien con este hidrocarburo y así generen un mayor ahorro, el cual puede ser destinado a la adquisición de otros productos o para lo que desee el consumidor”, aseveró.

En provincias. De acuerdo con Ochoa, es importante la labor que realiza el gobierno de impulsar la masificación del consumo de gas natural.

“En ese sentido, se debe resaltar la iniciativa del ministerio de Energía y Minas (MEM) de entregar en concesión el transporte del gas natural en el norte y sur del país mediante ductos virtuales”, añadió.

El especialista aseguró que con este proyecto, entre 12 y 18 meses, se hará la distribución de gas natural en varias ciudades del país. 

“Esto permitirá también alcanzar proporcionalmente una mayor distribución del combustible en Lima y Callao”, anotó.

Asimismo, el director de Energy Consult consideró necesario intensificar una campaña de difusión de los beneficios del gas natural, no solamente por parte de la empresa distribuidora sino también por parte del Estado.

“Mucha gente no sabe que, si bien es cierto la instalación de las tuberías es importante, se trata de una inversión que se paga en un muy largo plazo y que prácticamente no afecta el costo del servicio”, manifestó Ochoa.

Agregó que es necesario convencer a la población peruana de que contamos con un combustible que se produce en el país y que cuenta con reservas para muchos años.

“No solo es cuestión de colocar tuberías bajo las calles, sino que el principal trabajo es que la población esté segura de los beneficios de este servicio para ella”, subrayó el especialista.