Quito. Una delegación de senadores y diputados de Brasil viajarán a Ecuador para constatar los daños ambientales provocados por la gigante petrolera estadounidense Chevron-Texaco, en operaciones negligentes durante 1964 y 1990.

El parlamento brasilero conformó, el pasado 29 de octubre, la comisión legislativa, pues considera formalizar su solidaridad  con el pueblo ecuatoriano, víctima del derramamiento de al menos 18.000 millones de galones de aguas tóxicas a vertientes de la Amazonía, lo que afecta al momento a unos 30.000 pobladores campesinos e indígenas de grupos minoritarios y milenarios del Ecuador.

La senadora por el Estado de Amazonas, Vanessa Grazziotin, hizo una extensa y emotiva exposición sobre los daños causados en la región amazónica ecuatoriana por la empresa petrolera y las acciones que Chevron realiza en contra del gobierno del Ecuador.

El comité estará conformado, además de diputados y senadores, por figuras de la sociedad brasilera, como los teólogos Leonardo Boff y Frei Betto, el escritor Fernando Morais, el sociólogo Emir Sader, la cantautora Beth Carvalho y el periodista Beto Almeida.