Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Sin tripulantes a bordo, fue “inhabilitada” la aeronave con matrícula mexicana interceptada el lunes pasado por la Fuerza Aérea Venezolana en su territorio, según respondió este jueves el gobierno de ese país a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México.

La información se da en respuesta a la nota diplomática que emitió el miércoles la SRE al gobierno venezolano, y donde agregaron que los ocupantes abandonaron la aeronave antes de que ésta fuera calcinada, tal y como muestran las fotos tomadas por el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Aviación Militar Bolivariana, Vladimir Padrino López.

“Según la información contenida en la nota diplomática del gobierno venezolano, los ocupantes abandonaron la aeronave antes de su inhabilitación”, comunicó la cancillería.

Sin embargo, a pesar de que el gobierno de Venezuela contestó que la nave fue inhabilitada sin dar mayores detalles del hecho, el presidente de esa nación, Nicolás Maduro, indicó este miércoles que su gobierno “recientemente” derribó el avión número 30 por vínculos con el narcotráfico.

La República Bolivariana de Venezuela también ratificó a México que el avión Hawker fue inhabilitado por sus Fuerzas Armadas, sin justificar el hecho.

“El avión y la pista en la que éste fue ubicado fueron inhabilitados por la Fuerza Aérea venezolana”.

El jet Hawker con matrícula XB-MGM, la cual fue derribada por el gobierno de Venezolano, partió del Aeropuerto Internacional de Querétaro, reveló el secretario de Desarrollo Sustentable en el estado, Marcelo López.

El mensaje de la Cancillería concluye con la afirmación de que las autoridades venezolanas y mexicanas continuarán con las investigaciones en torno a este caso y se mantendrán en constante comunicación.

Senado pide informe. Al respecto, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República solicitará a la cancillería un informe respecto al caso del avión con matricula mexicana destruido por la Fuerza Aérea de Venezuela.

La presidenta de dicha comisión, Gabriela Cuevas Barrón, expuso que México no es el “único país que ha tenido este tipo de incidentes y momentos de tensión con el gobierno de Venezuela”, pero se debe trabajar en una agenda para una mayor integración.

Explicó que el caso muestra que se requiere de una mayor comunicación entre ambos gobiernos, “para que no queden sospechas y este tema no vaya a mermar la relación entre gobiernos y pueblos”.

Por su parte Emilio Gamboa Patrón, coordinador del PRI en el Senado, dijo que el gobierno federal debe exigir una explicación puntual al gobierno de Nicolás Maduro.

“No sabemos ni quiénes, ni qué mexicanos iban viajando. Me parece que mínimo tenemos el derecho de saber a quienes mataron o asesinaron en este percance; si había gente ligada al narcotráfico, los debieron haber aprehendido y llevar a un juicio. Y no hacer lo que hicieron, de haber bombardeado el avión”, dijo.

En la Cámara de Diputados, el PAN sugirió que ante los recientes acontecimientos en Venezuela, el gobierno mexicano debiera generar “alguna alerta” para que se dé a conocer “esta política de derribo de más de 30 aviones”.

Secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, la legisladora blanquiazul Adriana González Carrillo consideró que lo sucedido amerita que las autoridades adviertan “a aquellas personas que tengan un avión y quieran viajar a ese país, que traten de evitarlo”.

La legisladora blanquiazul se pronunció además por una indagación a detalle sobre las condiciones en que fue derribado el avión mexicano el pasado lunes, pero también acceder a información en torno a la política que da pauta a ese tipo de acciones en esa nación sudamericana.

El PRD, por su parte, a través del diputado Fernando Zárate Salgado, solicitó a la Cancillería continuar “de manera muy cercana al gobierno venezolano para saber cuál es la situación jurídica del avión y en términos de que normatividad” se realizó su derribo.

El legislador, integrante de la Comisión de Relaciones Internacionales, consideró fundamental que ahora se esclarezca cuál es el destino de las personas que iban a bordo, que de ser el caso se le siga un juicio justo.

“Pero sobre los pongan a disposición de la autoridad y si son de nacionalidad mexicana que se le informe al gobierno mexicano ¿cuál es el destino? y ¿cuál va a ser los motivos y situación jurídica de los mexicanos allá?”, enumeró Zárate Salgado.

Afirman que el jet pasó por Querétaro. El jet Hawker con matrícula XB-MGM, la cual fue derribada por el gobierno de Venezolano, partió del Aeropuerto Internacional de Querétaro, reveló el secretario de Desarrollo Sustentable en el estado, Marcelo López.

De acuerdo con el funcionario estatal, dicha aeronave debió haber hecho otra escala antes de surcar el cielo venezolano, pues por las características del avión es imposible que volara más de ocho horas consecutivas.

“La nave efectivamente salió de Querétaro el día lunes 4 de noviembre, a las 11:50 de la mañana, y tenía como destino, según el plan de vuelo, una isla en el Caribe, y es toda la información que podemos ahorita mencionar todo lo demás es asunto de gobierno federal”, dijo el funcionario.

“Es una aeronave que no tiene autonomía de vuelo por ocho horas, la aeronave sin duda alguna aterrizó en otro lugar y después volvió a volar; esa información es de carácter federal y no la tenemos nosotros”, agregó.

Previo a su salida del Aeropuerto Internacional de Querétaro (AIQ) el Hawker Siddeley HS-125-400 habría llegado procedente de Nuevo León, aunque el funcionario no mencionó con cuántas personas ni con el número que despegó. Extraoficialemente se dio a conocer en Querétaro que en la nave viajaban siete personas, muy probablemente dos tripulantes y cinco pasajeros.

Jorge Salazar Ochoa, señalado como propietario de una aeronave derribada en Venezuela, es originario de Colima, confirmó el gobernador Mario Anguiano Moreno.

“Primero se confirma que el nombre de esa persona sí es de Colima que efectivamente está registrado en Villa de Álvarez, que el domicilio en el que estaba registrado es una casa de interés social”.

Anguiano Moreno reiteró en varias ocasiones que la situación económica de Jorge Salazar no corresponde a la de un propietario de un jet.

“Por lo que tiene de bienes aquí, con lo que es al avión que era un avión de lujo, sí amerita una investigación mucho mas a fondo”.

El mandatario señaló que según la información que le proporcionó la Procuraduría del Estado, Salazar Ochoa tiene antecedentes de haber sido detenido en dos ocasiones, una de ellas por violencia intrafamiliar.

Urgen a aclarar paradero de los ocupantes. El gobierno de México necesita aclarar y recopilar más información sobre el avión incendiado en Venezuela, así como el paradero de los tripulantes, afirmó Fred Álvarez, analista político y experto en temas internacionales.

“No hay información, hay una confusión total, el comunicado de la Cancillería nuestra lo hace el miércoles a las 15:38 horas. No sabemos de la tripulación; el secretario de Gobernación (Miguel Ángel Osorio Chong) dice que fueron informados ya, pero no sabemos quiénes iban, ¿están difuntos, están bien, eran narcotraficantes?”, cuestionó.

En entrevista con Fabiola Guarneros y Gerardo Galarza para el programa La Otra Opinión de Grupo Imagen Multimedia, explicó que de acuerdo con las primeras versiones, el avión salió el lunes de la ciudad de Querétaro rumbo al Caribe, y que por alguna razón desconocida pasó por territorio venezolano.

“Por lo que sabemos en las redes, el avión fue interceptado por la Fuerza Aérea venezolana la noche del lunes, justamente a las 10:36, según lo comenta el jefe del comando aeroespacial (Vladimir Padrino López). Un lamentable incidente en las relaciones con la hermana República de Venezuela. El señor Nicolás Maduro (presidente de Venezuela) ha sido muy parco públicamente diciendo que ‘si se meten a mi espacio aéreo los vamos a derribar’”, dijo.

Respecto a la actuación de las autoridades mexicanas, el especialista se dijo preocupado por su posicionamiento y falta de respuesta, toda vez que las relaciones bilaterales se han manifestado como amistosas, incluso el canciller José Antonio Meade apoyó a Venezuela para que forme parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), “somos amigos y, ¿si fuéramos enemigos?”.

“Me preocupó mucho la declaración de un senador priista, del coordinador de la bancada (Emilio Gamboa) que dijo ‘no se vale’, significa que no tienen información. El Senado emite este punto de acuerdo porque no tiene información, no hay más que ese comunicado en que le darán seguimiento”, apuntó.

“Creo que tenemos que ser muy cuidadosos en el manejo de este lenguaje. ¿Derribar un avión?, por favor, no hubiera quedado nada, el avión fue quemado. Por la información que inferimos, la gente esté detenida, quizá sea delincuencia organizada, no sabemos pero se tiene que esclarecer de inmediato, ¿pues somos amigos, o no?”, afirmó.

La política de Venezuela de derribar aviones sospechosos de narcotráfico fue cuestionada por ONG y diplomáticos venezolanos por considerarla “poco transparente”.

La organización Control Ciudadano para la Seguridad ha descrito la ley contra vuelos ilegales como una forma de “acallar las voces” que señalan a Venezuela de “narcoestado”.

“Esta política no favorece a la credibilidad de Venezuela. Son operativos rechazados por ONG por su falta de transparencia”, dijo Rocío San Miguel, directiva de Control Ciudadano.

“La falta de información da pie a cualquier tipo de especulación, desde que pudieran ser operativos no reales hasta casos de abuso de fuerza”, añadió San Miguel.

Venezuela es considerada por la ONU como libre de cultivos ilícitos, pero es señalada como paso de cargamentos de droga, sobre todo provenientes de Colombia.