En los primeros nueve meses de 2013, el Gobierno panameño no cumplió con los ingresos tributarios que había programado recaudar.

Un total de US$85.5 millones de lo planificado no ingresaron a las arcas del Estado, de acuerdo con un informe de la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (ANIP).

El plan era recaudar US$3.644 millones pero se cobró únicamente US$3.558.5 millones, lo que significó un desfase de 2.3% con respecto a la planificación tributaria.

Los tributos más afectados fueron el Impuesto de Importación y el Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (ITBMS). El de Importación no recaudó US$76.8 millones y el ITMBS no cobró US$73.7 millones, de lo planificado, reporta el periódico Panamá América.