El Servicio Médico Legal descartó que el poeta Pablo Neruda haya sido envenenado en octubre de 1973, cuando falleció en la clínica Santa María de la capital. Además, el SML confirmó tácitamente que la causa del fallecimiento fue un cáncer.

El director del servicio, doctor Patricio Bustos, dio a conocer este viernes las conclusiones a que llegó el panel de peritos nacionales y extranjeros que durante esta semana revisó los resultados de los análisis encargados a universidades de España y Estados Unidos.

Los especialistas llegaron a la conclusión de que no hay evidencias de sustancias extrañas que pudieran causar la muerte del vate, pero sí había rastros de los medicamentos que se le administraron para el tratamiento del cáncer a la próstata.

La tesis del envenenamiento fue levantada por el abogado del Partido Comunista, Eduardo Contreras, pero la Fundación Neruda siempre sostuvo que la causa de muerte fue el cáncer.