El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está a un paso de recibir este martes facultades para gobernar por decreto sin control parlamentario, lo que le permitirá imponer un “nuevo orden económico” para conjurar la alta inflación y escasez.

Maduro solo necesita que la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, apruebe en segunda discusión la Ley Habilitante, con la que podrá dictar leyes a través de decretos en temas como control en importaciones, regulación de márgenes de comercialización o corrupción.

Con estos “superpoderes” Maduro advirtió que “no lo parará nadie” y servirán para establecer el “nuevo orden económico interno”, en medio de una crisis económica reflejada con una inflación anualizada del 54% y una escasez puntual de alimentos básicos.

El pedido de los poderes coincide con el inicio de la campaña para las elecciones municipales del 8 de diciembre próximo, que son consideradas por analistas como un examen a la gestión y popularidad de Maduro.

Aprobada la ley, el chavismo prevé una marcha por el centro de Caracas para entregarla a Maduro, quien hará “sus primeros anuncios” sobre las leyes, indicó el diputado oficialista Jhonny Bracho.

Los gremios empresariales y comerciales auguran que la economía no mejorará. “Vamos a tener un primer trimestre en el 2014 bastante malo en inventarios de productos, en escasez y en inflación”, dijo Jorge Roig, presidente de Fedecámaras.

En el plano político, voceros de la oposición aseguran que los “superpoderes” podrían servir como mecanismo de “persecución política” contra disidentes del gobierno y han iniciado acciones para denunciarlo.

La televisión estatal difundió un video del diputado opositor Miguel Cocchiola en el aeropuerto. Supuestamente, se fugó tras ser acusado por Maduro de usura, pero el dirigente desmintió la información.

En la mañana de ayer, media docena de militantes universitarias del partido Voluntad Popular se encadenaron frente al edificio de la Asamblea en protesta contra la Ley Habilitante. La Policía las desalojó.

Colocación de bono. La Superintendencia de Valores de Venezuela autorizó la emisión del bono PDVSA 2026 por US$4.500 millones con un cupón del 6%, según una resolución de la Gaceta Oficial.

Polémica solucionada. Venezuela dio por superado el ‘impasse diplomático’ con México por la destrucción hace 15 días de una avioneta de ese país en territorio venezolano, luego de conversaciones.