Lima. El consorcio español Repsol no venderá la refinería peruana La Pampilla, bajo su administración por 17 años, ni la cadena de distribución de combustibles en la ciudad de Lima, anunció la empresa en un comunicado.

De acuerdo con la compañía, la venta no se concretó debido a que las ofertas que recibieron por parte de algunos grupos empresariales fueron muy bajas, incluido el gobierno peruano que finalmente desistió de estas intenciones.

Repsol indicó en un comunicado enviado este lunes a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) que ya no tiene interés en vender la refinería, ni tampoco las 200 estaciones de servicio, debido a quellas ofertas ofrecidas no cumplieron con sus expectativas.

Según el consorcio español, la refinería ubicada en la zona norte de la capital peruana tiene un valor aproximado de US$400 millones.

Entre los grupos empresariales poderosos de Perú que se interesaron por adquirir los activos de la refinería de Repsol destaca el grupo empresarial de la familia Romero, una de las más poderosas del país sudamericano.

Con respecto a la propuesta gubernamental de comprar La Pampilla, por intermedio de la estatal Petróleos del Perú (Petroperu), estas aspiraciones las desechó el gobierno peruano debido a una serie de críticas de la oposición política.

El consorcio español adquirió La Pampilla, ubicada en la provincia constitucional del Callao, cercana a Lima, en 1996 en el marco de una ola de privatizaciones de empresas públicas llevadas a cabo bajo el régimen del entonces presidente Alberto Fujimori.