Sala de Inversión. Las acciones de Exxon Mobil (XOM) sedujeron al magnate Warren Buffett, quien el viernes compró acciones de la petrolera estadounidense por más de US$3.700 millones, jugada que sorprendió a los mercados y que provocó que los inversores de todo el mundo posaran su mirada sobre la entidad.

Si bien la compañía presenta algunos desafíos importantes en términos de sostener su nivel de crecimiento en los próximos años, se trata de un activo de alta calidad que cotiza actualmente a una valuación atractiva, expresó en su informe Andrés Cardenal de Sala de Inversión América.

Exxon Mobil es una de las empresas más sólidas en el sector energético global, con una capitalización de mercado de más de US$409.700 millones, la segunda más grande del índice S&P 500 detrás de Apple (AAPL), y mantiene una diferencia con las dos que la siguen en su industria: Chevron (CVX) y Royal Dutch Shell, que alcanzan los 228.800 y 216.800 millones respectivamente.

Su gran tamaño implica algunas ventajas importantes en términos de economías de escala, como el acceso a recursos financieros y la diversificación en proyectos de diferente tipo en diversas regiones del mundo.

Pero también le genera algunas dificultades en términos de crecimiento, ya que le resulta difícil conseguir proyectos de producción con un adecuado perfil de riesgo y retorno que, además, tengan el volumen suficiente para generar una mejora material en sus niveles de producción.

Exxon presenta un elevado nivel de diversificación, tanto en lo que respecta a la división de su producción entre gas y petróleo como en lo que tiene que ver con operaciones de upstream y downstream.

Esto le suele traer resultados más estables y predecibles que otras compañías de la industria, aunque en los últimos trimestres su negocio de donwstream ha sido bastante desfavorable debido a los bajos márgenes que se manejan en el rubro.

Su rasgo diferencial es la alta rentabilidad de sus proyectos. La compañía aplica tradicionalmente un criterio conservador a la hora de tomar decisiones de inversión, lo que hace que deje pasar algunas oportunidades que otros competidores aprovechan con gusto. Pero esta selectividad implica una mayor rentabilidad por cada dólar colocado.

Exxon tiene un margen de ganancia operativa en la zona del 13,70%, que es favorable en comparación con el promedio de la industria que se ubica en el 11,90%. A su vez, su retorno sobre el patrimonio neto de 20,40% supera la media del sector que se encuentra en el 14,30%.

Exxon cuenta con una activa política de recompras de acciones y tiene, además, una trayectoria de aumentos de dividendos poco habitual en la industria energética. Ha realizado desembolsos de efectivo en forma ininterrumpida desde 1911 y los aumentó en cada uno de los últimos 31 años.

Si se tiene en cuenta que este rubro es cíclico y volátil, su capacidad para sostenerlos e incrementarlos en el largo plazo atravesando todo tipo de contextos es un factor diferencial que pone de manifiesto su calidad como empresa.

La rentabilidad por dividendos no es especialmente elevada, en la zona del 2,70% anual a los precios actuales, pero su ratio de pago se encuentra en niveles del 30% de las ganancias de 2012, lo cual indica que cuenta con un margen considerable para continuar aumentándolos en los próximos años.

Técnicamente, sus acciones están en una región clave al acercarse a los máximos del año cerca de 95,30 dólares. Una ruptura alcista las colocaría en nuevos techo, lo que sería una señal auspiciosa sobre la tendencia de precios a mediano plazo.

Hacia la baja, en cambio, pueden identificarse posibles zonas de soporte a corto plazo en niveles como los US$93,25, primero, y US$91,50; después. A mediano plazo, los 85 ya cumplieron esta función en tres ocasiones a partir de diciembre de 2012 y representan un área de importancia.

Las acciones de Exxon cotizan a un ratio precio/ganancias (P/E) de menos de 12,50 veces los resultados del último año, algo bastante moderado para un activo de alta calidad. Por eso, el valor estimado para sus papeles es de US$105, lo que implica un potencial de crecimiento del 10,21% en comparación con los 95,27 en los que se mueve en la actualidad y se recomienda la colocación de un stop loss por debajo de los 91,50.

3579