La mayoría de los expertos aseguran que Chile crecerá por debajo del 4% el próximo año, debido a las señales de desaceleración que se están presentando de manera generalizada en las economías mundiales. Así también lo afirmó Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile y asesor del Banco Internacional.

El ex gerente general de la ABIF habló de los más de 60 meses de turbulencia por los que atraviesa la economía global, desde la caída de Lehmann Brothers, y aseguró que el crecimiento de Chile estará alrededor de 3,5%.

“Hay que poner a nuestro país en perspectiva. Si tenemos en cuenta que Estados Unidos concentra el 20% del PIB mundial, que China se acerca a esa cifra, y que Chile tiene una participación infinitesimal si se compara con aquellas, podemos concluir que nuestro país está completamente sujeto a las acciones de estas potencias económicas", agregando que "es un mito que Chile esté blindado ante los efectos económicos externos, no lo está y nunca lo estará. Si a Estados Unidos y a China le va mal, a Chile le va mal”, afirmó Alarcón.

El economista también detalló las causas de porqué Chile bajaría su rendimiento durante el próximo ejercicio: una de ellas es la ausencia de una matriz energética que permita reducir los costos para la generación de energía y la otra es la falta de reformas microeconómicas que permitan mejorar la productividad total de los factores.

“Estamos entrando en un período de vacas más flacas que las que teníamos en los últimos años, que no significa que entremos en crisis, pero no creceremos al ritmo de antes. El problema es que hemos estado haciendo las cosas al revés: gastando cuando teníamos que ahorrar. Y lo más probable es que tengamos que gastar cuando el ciclo económico se muestra a la baja”, aclaró el experto.

Agregó además que China, una de las economías de las que Chile depende, declaró durante este año que no seguirá creciendo a dos dígitos como lo venía haciendo en períodos anteriores.

“La baja de la Tasa de Política Monetaria es una clara señal por parte de las autoridades de que la economía necesita activarse y por eso se incentiva al gasto. Lo más probable es que el precio del dólar aumente durante el año que viene, debido tanto a la baja demanda de cobre como a las regulaciones de la Tasa Política Monetaria y a la mitigación del estímulo monetario que impulsa la Reserva Federal de Estados Unidos”, concluyó Alarcón.