Los niveles máximos que ha alcanzado el mercado de acciones, ha hecho que muchos piensen en la creación de una burbuja. Sin embargo, existen al menos cinco razones para echar por tierra ese rumor, dice Peter Garnry,  analista de mercado de Saxo Bank.

1. El repunte de las acciones es normal: los papeles tienen un "rumbo positivo". Esto significa que continúan moviéndose al alza durante un tiempo, por lo que podemos esperar nuevos máximos de vez en cuando.

2. El papel de los bancos centrales es exagerado: es un gran error pensar que la Fed pone de alguna manera el dinero en el mercado de valores, ya que los bancos centrales no pueden hacerlo. La única forma de aumentar el flujo de caja debido a que es un sistema cerrado es a través de la Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés).

3. El pesimismo no es compartido: La desconfianza en Wall Street entre los analistas es históricamente alta y “no es lo normal cuando estamos en un mercado en burbuja. El hecho de que varios insistan en hablar de burbuja, es una evidencia de que no la hay.

4. La palabra “burbuja” se ha usado demasiado: estamos en estado de shock por el desplome que hemos tenido en los mercados de renta variable en 2008 y, por lo tanto, estamos viendo burbujas por todas partes.

5. El buen desempeño de las grandes compañías:. cuando nos encontramos ante una burbuja, normalmente suele estar impulsada por gigantes como Apple o IBM, que empujarán a los índices al alza cada día, mientras las restantes 450 compañías no repuntan demasiado. Pero, ante este escenario, cada acción está cotizando al alza, y eso nos da la pauta de que no estamos aún en una burbuja.