El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de Brasil indicó este jueves que, tras seis elevaciones consecutivas de la tasa básica de interés Selic, deberá dar continuidad al proceso de ajuste monetario en sus próximas reuniones para contener las presiones inflacionarias.

El mensaje está incluido en el acta de la reunión del Copom de la semana pasada, en que la autoridad monetaria elevó la Selic de 9,5% para 10%.

En el documento, el Comité afirma que la política monetaria precisa continuar "especialmente vigilante" y que es apropiada "la continuidad del ritmo de ajuste de las condiciones monetarias en curso".

Desde abril pasado, cuando la Selic se encontraba en 7,25%, el mínimo nivel histórico, la autoridad monetaria determinó una subida de 0,25 puntos porcentuales y cinco de 0,5 puntos porcentuales, en un total de 2,75 puntos porcentuales.

La política monetaria brasileña se rige por el sistema de metas de inflación, fijadas en 4,5% anual con dos puntos porcentuales de tolerancia tanto para 2013 como para 2014.

Según el Copom, "la elevada variación de los índices de precios al consumidor en los últimos doce meses contribuye a que la inflación aún muestre resistencia".

El acta registra, por otra parte, "la ocurrencia, desde la última reunión, de focos de tensión y de volatilidad en los mercados de moneda", lo que revela el temor a un alza del dólar en el mercado doméstico.

"Para el Comité, la citada depreciación cambiaria constituye una fuente de presión inflacionaria en plazos más cortos. Sin embargo, los efectos secundarios derivados de ella, y que tenderían a materializarse en plazos más largos, pueden y deben ser limitados por la adecuada conducción de la política económica", afirma el BC.