Anticipando la tendencia de la política que asumirá el Banco Central del Paraguay ante eventuales presiones inflacionarias del próximo año, el Comité Ejecutivo de Operaciones de Mercado Abierto decidió elevar 50 puntos básicos la tasa mínima de colocación de sus bonos, fijada a partir de ahora en 6%.

Cabe recordar que en agosto de 2012, el Directorio del BCP realizó el último ajuste de la tasa de su política monetaria, rebajándola de 6% a 5,5%. A partir de ese mes, los índices de la inflación mostraron un comportamiento más estable, que continuó prácticamente durante todo 2013, completando 16 meses sin variación de la tasa referencial. La percepción del BCP es que para este año la inflación cerrará en torno al 4,6%, pero el año que viene estará más cerca del 5%.


El Ceoma decidió este miércoles, en forma unánime, aumentar la tasa de interés de política monetaria debido a que existen presiones inflacionarias a nivel interno que se reflejarán en la dinámica de precios durante 2014. Uno de los primeros impactos que sufrirá la canasta familiar es el aumento del precio del pasaje de transporte público, de G. 2.000 a G. 2.400, desde enero próximo.

Igualmente, sostienen que es inminente la definición sobre la reducción de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal, lo que representaría una presión adicional sobre los precios domésticos.

Con esta medida, el BCP iniciaría el retiro gradual del estímulo monetario prevaleciente y, con tasas referenciales más altas, pretende captar mayores recursos que están en poder de las intermediarias, para que el dinero circulante inactivo no genere presión sobre la economía.

Los bonos o Instrumentos de Regulación Monetaria (IRM) tienen la función de regular el mercado de dinero y retirar la liquidez que pueda generar alguna presión hacia la suba de precios.

El ente monetario realiza cada mes una evaluación de la situación local e internacional, así como su impacto en los fundamentos de la inflación y la economía que amerite algún cambio en la política monetaria.

El saldo de los papeles en poder de las intermediarias es hoy de G. 5,08 billones, unos US$1.129 millones. Mientras, para este mes, cerca del 35% de estos bonos están venciendo y podrían renovarse en una nueva colocación de instrumentos en las próximas semanas.