El recién firmado Acuerdo de Bali, de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para la eliminación global de barreras comerciales, la reducción de los subsidios agrícolas y la entrega de ayuda para los países en desarrollo podría contribuir a disminuir la corrupción en aduanas y bajar gastos de transacción en las fronteras nacionales.

En el acuerdo, según Eduardo Sperinsen-Yurt, embajador de Guatemala ante la OMC, “las normas que se establecen en el tema de facilitación de comercio en general van a reducir los costos de transacción generados por la corrupción”. “Lo anterior genera muchos gastos”, dijo el diplomático, durante una entrevista telefónica desde Ginebra, Suiza.

Usuarios de aduanas, que pidieron el anonimato, indicaron que algunos gastos adicionales son los cobros por almacenamiento, por fumigación, por traslado de carga, así como los sobornos a vistas fiscales para agilizar el paso de contenedores, que en valores fluctúan entre Q100 a Q500.

Sperisen agregó que en la actualidad los gastos mencionados se calcula que significan alrededor del un 10% de las transacciones. Sin embargo, el nuevo texto emanado de la Novena Conferencia Ministerial, celebrada en Bali (Indonesia), del 3 al 7 de diciembre del 2013, no entrará en vigor inmediatamente.

Entre uno de los grandes logros, relata, es que se propuso que Guatemala sea aceptada, dentro del grupo de países denominados como Países Menos Adelantados (PMA), que tienen que cumplir solo con ciertos requisitos, como una pequeña economía. Según explicó, lo anterior significa que pese a que en algunos aspectos se tienen condiciones similares, naciones en desarrollo como México, Colombia o China tienen más recursos que les permiten avanzar más rápido para cumplir con las normas de la OMC.

Según Sperinsen-Yurt, ahora viene la fase de implementación y de presentar a la OMC en qué categoría podría quedar el país.

El funcionario aseguró que con estas nuevas reglas de comercio internacional, Guatemala cumplirá, pero también lo hará el comprador en cualquiera de las 159 naciones miembros de la OMC.

Enrique Lacs, asesor en Comercio Internacional, comentó que no obstante que se logró un buen acuerdo, la OMC se quedó en segundo plano, debido a que Guatemala ya tiene acuerdos comerciales con sus principales socios como Estados Unidos, México y Europa.

“Por lo anterior, el bloque de nuestras exportaciones e importaciones está cubierto. Nos faltaría tal vez Corea y China, pero Doha se queda como el telón de fondo de esos tratados. Según Lacs, los tratados que Guatemala tiene vigentes “son bastante avanzados”, y el acuerdo de la OMC “para lo único que sirve es para ordenar la cancha de cómo estos tratados van a funcionar”.

En cuanto a aspectos de hecho, como los puntos pendientes en la parte agrícola con Europa, Doha no lo va a resolver porque está un paso atrás del Acuerdo de Asociación.

El Ministerio de Economía (Mineco) informó que los resultados obtenidos en la última Conferencia Ministerial de la OMC y los beneficios de los acuerdos alcanzados son para todos los países miembros de esa organización.

Según el Mineco, el acuerdo causará una reducción sustancial de costos y mejorará la competitividad a escala internacional.