La petrolera brasileña Petrobras, bajo la dirección de Maria Das Graças Foster, vendió el 100% de las acciones de su subsidiaria Petrobras Energía Perú a la China National Petroleum Corporation (CNPC) por US$2.600 millones. El negocio forma parte del plan de desinversión por US$9.900 millones en proyectos en Brasil y en el extranjero hasta 2017.