La Habana.- Cuba buscará aumentar las áreas plantadas de tabaco, para aumentar la producción de puros, en especial en la occidental provincia de Pinar del Río, considerada como la tierra del mejor tabaco del mundo.

En la provincia, ubicada en el extremo oeste de la isla, se plantarán este año 20.000 hectáreas de tabaco para cumplir con el encargo de entregar más de 22.800 toneladas de la aromática hoja.

Ese plan significaría un crecimiento, en relación con el pasado año, de casi 1.000 hectáreas del área sembrada en Pinar del Río, provincia donde se encuentra el Triángulo de Vueltabajo, en cuyas tierras se cosecha casi el 70% de la producción nacional.

Al respecto, el especialista de la Dirección Agrícola de la estatal empresa Tabacuba, Virginio Morales, dijo a la prensa que "las siembras aumentan en casi todo el territorio de la provincia".

Tabacuba es una de las partes que, junto a la española Altadis, filial franco-alemana de la multinacional británica Imperial Tobacco, conforman la empresa mixta Habanos S.A.

Morales, quien en 2017 ganó el premio "Hombre Habano del año", explicó que están localizadas las áreas de semilleros, que superan los 370.000 canteros e involucrarán a productores estatales y privados a partir del próximo lunes, con el objetivo de garantizar las siembras tempranas y las simientes necesarias.

Los cosecheros trabajan en la roturación de las tierras destinadas al tabaco y la edificación de nuevos aposentos, más de 5.300, que posibilitaran las capacidades de curación de las hojas.

También en Vueltabajo se implementa un proyecto para la siembra de tabaco de la variedad Virginia, que se destinará a aportar la materia prima a una fábrica de cigarrillos que se construye en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana.

Ese programa abarca en la actualidad 150 hectáreas en el municipio de Consolación del Sur, y prevé llegar a 400 en las próximas campañas, además de sumar nuevas áreas en otros dos territorios cercanos.

El trabajo de los cosecheros es duro y más bajo el ardiente sol cubano, pero la siembra de tabaco es una tradición familiar que se extiende de padres a hijos y que sustenta la producción nacional de habanos.

Para llegar a convertirse en los codiciados puros cubanos, las hojas cosechadas tienen que transitar un largo camino, desde los campos hasta las casas de curado y beneficio, que anteceden a la entrada en las fábricas donde se elaboran los habanos Premiun, que son confeccionados a mano.

Aunque se considera que el éxito de los puros es una combinación de buenas tierras, excelente clima y larga experiencia de los productores, la escogida y limpieza de las hojas son partes vitales de la cadena productiva del habano para entregar a la industria la materia prima de mejor calidad

En el año pasado, la isla exportó 105 millones de habanos, lo que significó un crecimiento en las ventas a nivel global de Habanos S.A. de un 12% respecto al 2016 y reportó ingresos por unos US$450 millones.

     Esas cifras se alcanzaron a pesar de que los habanos cubanos no pueden comercializarse en el mercado estadounidense debido al bloqueo impuesto a Cuba por Estados Unidos desde hace más de medio siglo.

     La empresa mixta cubano-española apuesta en la actualidad por diversificar e incrementar sus mercados, especialmente en China, que pasó a ocupar el tercer lugar y según directivos es el nicho emergente más importante y con mayor potencial para la corporación.

     Líder mundial en la venta de puros Premium, Habanos S.A. está presente en los cinco continentes e implantado en más de 150 naciones mediante sus distribuidores, y su facturación global proviene, en más de 90%, de la actividad internacional.