Bogotá. Los cafeteros hicieron un fuerte llamado de apoyo al Gobierno colombiano y a los industriales para buscar soluciones urgentes a favor de la población caficultora del país que ha visto menguado sus ingresos ante la reciente caída por debajo de un dólar por libra del precio internacional del café en la Bolsa de Nueva York.

El comité directivo de la Federación Nacional de Cafeteros advierte que esta es una crisis mundial de precios que afecta de forma drástica a los cafeteros de Colombia con un fuerte impacto en el desplome de la economía nacional y en el deterioro de las condiciones sociales de más de 3,5 millones de cafeteros colombianos.

La institucionalidad cafetera seguirá comprometida trabajando sin perder el norte buscando una mayor rentabilidad para los productores colombianos, sostienen en un comunicado de prensa los integrantes del Comité Directivo del gremio cafetero.

Señalan que el programa de renovación de cafetales debe mantenerse ahora más que nunca. Se seguirá trabajando en la reducción de costos y buscando alternativas para la recolección, y se redoblarán esfuerzos en los programas de cafés especiales y de alta calidad, que se traducen en mejores precios para los productores y los blindan de los vaivenes del precio internacional.

"No se puede seguir permitiendo que sean actores ajenos a la industria como los fondos de inversión quienes, en un desaforado afán de lucro, determinen el precio de un producto básico tan importante del cual derivan su sustento 25 millones de familias productoras en el mundo”, dicen los cafeteros en un comunicado de prensa.

Como consecuencia de la caída del precio interno del café, para 2018 se estima que el valor de la cosecha cafetera sea $1,5 billones (US$504 millones) menos que el valor registrado en 2017 de $7,5 billones (US$2.522 millones).

Para analizar esta situación de crisis de la caficultura, el presidente del Comité Directivo de la Federación Nacional de Cafeteros, Camilo Restrepo Osorio, anunció para la próxima semana un Comité Nacional de Cafeteros urgente con la presencia de los delegados de los Comités Departamentales y los ministros de Hacienda, Alberto Carrasquilla, de Agricultura, Andrés Valencia, de Comercio, José Manuel Restrepo y la directora de Planeación Nacional, Gloria Amparo Alonso.

En este comité de urgencia se espera analixar la posibilidad de un Fondo de Estabilización de Precios, la alternativa de un programa de apoyo directo al precio y  un programa de retención de café.

Con el ministro de Agricultura los cafeteros esperan conseguir alivio para las deudas de los productores, continuar con apoyos para renovación de cafetales y buscar ayudas con el tema de fertilizantes.

Durante la reunión de la Organización Internacional del Café (OIC) en septiembre, el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, y los representantes cafeteros que asistirán aprovecharán este escenario para poner en evidencia una vez más la indolencia de la industria hacia los productores de café.

Vélez recordó que como consecuencia de la caída del precio interno del café, para 2018 se estima que el valor de la cosecha cafetera sea $1,5 billones (US$504 millones) menos que el valor registrado en 2017 de $7,5 billones (US$2.522 millones), lo cual tendrá un impacto económico negativo en las regiones cafeteras y para el país en su conjunto.