El Salvador.- A este diputado salvadoreño le dicen "el chino", no porque tenga ascendencia asiática, sino porque lleva más de 15 años haciendo esfuerzos para abrirle paso a una relación más cercana entre China y El Salvador.

Juan Manuel Flores no sólo es una figura política destacada en su país como diputado del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), sino que además es el presidente de la Asociación Salvadoreña de Amistad con China (Asachi).

La noticia del inicio de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador, el pasado 21 de agosto, encontró a Flores mientras tomaba un vuelo hacia Nicaragua, pero aseguró que nadie en El Salvador fue más feliz que él con ese acontecimiento.

"Esta noticia la esperaba hace mucho tiempo, son 15 años de trabajar por esto, además soy el presidente de la Asociación de Amistad con China de Centroamérica. En estos años se han abierto puertas enormes en torno a lo que estamos viviendo en este momento con el inicio de las relaciones diplomáticas", comentó.

Flores recordó que ha viajado al menos 32 veces a China y ha participado en decenas de eventos como exposiciones comerciales, de las cuales él ha sido organizador en los últimos años en El Salvador, para acercar a los empresarios al mercado chino.

"He llevado empresarios a China, diputados, alcaldes, hemos ido a conocer las iniciativas, pero también hemos abierto expectativas para el intercambio comercial, las inversiones de China en El Salvador y de los empresarios salvadoreños en China", aseguró.

Flores comentó que los empresarios salvadoreños han hecho un esfuerzo por abrirse paso en China pese a que hasta hace poco no había relaciones diplomáticas, por lo que espera que sus posibilidades se multipliquen ahora que se establezcan las embajadas y consulados en ambos países.

El legislador espera especialmente que la cooperación China con El Salvador se dirija hacia el área educativa y cultural, con el establecimiento del Instituto Confucio en el país, programas de becas e intercambios en temas como la agricultura y, sobre todo, en generación de nuevos empleos.

"Estoy consciente que en el tema educativo, en el tema de desarrollo humano, el país va a tener mayores beneficios con esta relación que comenzó hace unos días", destacó.

Sobre las condiciones en que El Salvador recibiría a inversionistas chinos, el diputado comentó que en la Asamblea Legislativa se tramita una propuesta para crear una zona económica especial que pueda ser atractiva para los capitales extranjeros.

"De lo que se trata es de convertirnos en la punta de lanza de la región, somos considerados una nación de mucho empuje, trabajadora, emprendedora, por lo que se requiere tener reglas claras para las inversiones", aseguró.

Respecto a la Iniciativa de la Franja y la Ruta que impulsa el gobierno chino, Flores comentó que es algo en lo que "nadie quiere quedarse fuera", y las posibilidades de El Salvador de formar parte de este proyecto crecen de gran forma con las nuevas relaciones diplomáticas.

Para Flores, más importantes que las relaciones diplomáticas, los esfuerzos de su asociación estarán siempre dirigidos a cultivar una relación de amistad.

"Hay que tener claro que para China la amistad es un factor muy importante; eso queremos cultivar nosotros, para que la relación de amistad sea primero. Le repito, la persona más feliz soy yo, porque se ha cumplido un sueño", concluyó.