Bogotá. Graves errores en el proceso de licenciamiento ambiental y en el desarrollo constructivo del proyecto Hidroeléctrico de Ituango (Hidroituango) concluyó una auditoria realizada por la Contraloría General, donde también advierte que EPM tomó decisiones sin el sustento técnico suficiente.

Destaca el informe que en el caso del taponamiento de los túneles de desvío no construyó las compuertas que permitieran el control del cauce, fue una decisión basada más en criterios económicos por el alto costo de las compuertas.  

“En su remplazo, EPM construyó el túnel que al colapsar generó la falla del sistema, con los consecuentes problemas de gran magnitud ocasionados por la emergencia de abril de 2018”, dice la entidad de control.

“La capacidad destructiva de las aguas del río Cauca tuvo libertad absoluta porque EPM perdió el control hidráulico del proyecto y el plan de contingencias no tenía previsto el riesgo catastrófico ocurrido, con lo cual, ante la incapacidad de esta empresa para atender la emergencia, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres asumió su liderazgo”, señala el informe.

Tras la auditoría, la Contraloría General de la República formuló 35 hallazgos, de los cuales 29 tuvieron presunta incidencia disciplinaria y 8 penal, que puso en conocimiento de la Procuraduría General de la Nación y Fiscalía General de la Nación.

Aún no se tiene claro el costo para la Nación y los entes territoriales de la atención de la emergencia, que además no ha sido superada, pues las poblaciones aún se encuentran en albergues sin poder recuperar sus vidas, remarca el informe de la Contraloría.

"Son tantos los incumplimientos de EPM a las obligaciones establecidas en la licencia ambiental, que no se explica el por qué la ANLA no ha expedido ni una sola sanción, y más bien, su posición permisiva contribuye a que los riesgos del proyecto no estén manejados técnicamente como debe ser, para evitar mayores daños a los habitantes y a los recursos naturales", dijo el contralor Edgardo Maya Villazón, en el informe de prensa.

Tras la auditoría, la Contraloría General de la República formuló 35 hallazgos, de los cuales 29 tuvieron presunta incidencia disciplinaria y 8 penal, que puso en conocimiento de la Procuraduría General de la Nación y Fiscalía General de la Nación.

En el comunicado de prensa, la entidad de control de las finanzas públicas destaca que luego de ocurrida la emergencia, no se sabe a ciencia cierta en qué condiciones se encuentra el proyecto y cuál va a ser su futuro, pues las obras fueron suspendidas por la ANLA mediante resolución que había sido firmada el primero de junio de este año y comunicada hasta el 28 de ese mismo mes; sin embargo, EPM continuó con las obras orientadas a alcanzar la cota máxima de la presa.

Responde EPM. Luego de conocer el informe, EPM respondió que desde el principio de la contingencia, la empresa antioqueña ha manifestado su interés en que se aclaren todas las dudas que se tengan sobre la obra. Por ello, y como es su deber y su voluntad, ha suministrado a las autoridades y los organismos de control la información requerida para que se adelanten las revisiones sobre la gestión y la ejecución del proyecto.

En el comunicado de respuesta a la Contraloría General sostiene que el proceso de construcción y desarrollo del proyecto hidroeléctrico Ituango siempre ha estado acompañado por las autoridades competentes. "Varios aspectos relacionados con los hallazgos anunciados por la Contraloría General de la República se encuentran desde hace varias semanas en proceso de investigación por parte de Auditoría Corporativa y Control Disciplinario de EPM".