San Salvador. El ex presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca (2004-2009) y seis de sus colaboradores se enfrentan a hasta diez años de prisión por la malversación de más de US$300 millones de dólares.

"Ha culminado el desarrollo de la presente audiencia", dijo el juez presidente del Tribunal Segundo de Sentencia, José Luis Gianmattei, quien anunció que el fallo por los cargos de peculado y lavado de dinero se dará el próximo de 12 de septiembre a las 14:00 hora local (20:00 GMT).

Los tres jueces del tribunal deberán decidir si imponen una pena de 10 años de prisión a Saca o una menor, dado que el exmandatario enfrentó un "juicio abreviado", y si se deberán devolver los más de 300 millones desfalcados o solo los 25 que pedía inicialmente la Fiscalía.

Esta modalidad de juicio permite a los imputados obtener una pena leve a cambio de confesar sus delitos y prescindir de cualquier prueba de descargo, pero la legislación salvadoreña deja a los juzgadores la opción de imponer una sentencia menor.

La pena más alta solicitada fue contra el exempleado de la Presidencia Pablo Gómez, a quien pidieron condenar a 16 años de cárcel por peculado y lavado de dinero por no aceptar un trato como el resto de imputados.

Lo mismo deberán decidir en los casos del exsecretario privado Elmer Charlaíx y del ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga, quienes pactaron penas de 10 y 6 años, respectivamente. El acuerdo incluyó penas de 5 años para los exsecretarios de Comunicaciones César Funes y de Juventud Julio Rank, mientras que para el exjefe de la Tesorería del Gobierno Jorge Alberto Herrera son 3 años.

La pena más alta solicitada por los fiscales fue contra el exempleado de la Presidencia Pablo Gómez, a quien pidieron condenar a 16 años de cárcel por peculado y lavado de dinero por no aceptar un trato como el resto de imputados.

Gómez, quien fue el único de los imputados en usar la "última palabra", aseguró a los juzgadores que es inocente, que solo tramitó pagos ordenados por el entonces presidente pensando que eran legales y pidió ser absuelto de los cargos.

"Quiero decirle a mi familia y al pueblo salvadoreño que no les fallé", dijo el imputado, señalado por la Fiscalía de sacar más de US$170 millones en efectivo de cuentas bancarias. La defensa de los imputados pidió entre la tarde del martes y la tarde de este miércoles, en los "alegatos finales", que el tribunal no emita una condena por "responsabilidad civil".