Lima.- El presidente de la Cámara Peruana del Atún, Alfonso Miranda Eyzaguirre, estimó que la flota pesquera peruana cerrará este año con una captura de unas 10.000 toneladas de atún, similar a la cantidad registrada en 2017.

Refirió que la actividad de la industria del atún se ha incrementado en los últimos años, no solo en pesca sino también en procesamiento de este recurso marino, porque en 2017 se logró procesar 25.000 toneladas. 

Asimismo, estimó que para 2019 la industria atunera peruana procesará 35.000 toneladas, de las cuales 15.000 toneladas provendrán de la captura directa, y las 20.000 toneladas restantes de la adquisición a otras empresas.

Miranda indicó que para el Bicentenario de la Independencia en 1821 el Perú debería tener una industria atunera robusta “que haga honor” a uno de los mares más productivos del planeta.

"Para el 2021, se espera alcanzar un procesamiento de 100.000 toneladas de atún", subrayó Miranda.

Para ello, dijo, se deben trazar metas ambiciosas y desarrollar un plan para alcanzarlas.

“Hay que simplificar los trámites engorrosos; dar a la flota la condición competitiva que requiere y retirarle el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) que no lo tienen en los demás países; mejorar la infraestructura portuaria y frigoríficos”, dijo. 

“Igualmente, se debe capacitar a los pescadores y trabajadores de planta”, agregó.

Industria renaciente. De otro lado, el presidente de la Cámara Peruana del Atún, Alfonso Miranda Eyzaguirre, fue reelegido por unanimidad como vicepresidente de la Comisión Interamericana del Atún Tropical y del Grupo de Trabajo de Capacidad de la mencionada institución durante su 93 reunión anual realizada del 24 al 31 de agosto último en San Diego, Estados Unidos. 

 “Este es un nuevo reconocimiento para el Perú, a su larga tradición atunera que hoy renace y por los esfuerzos que el sector privado con el Estado hacemos para darle competitividad a nuestra industria pesquera, en especial a este recurso altamente migratorio”, dijo Miranda.

En la 93 referida reunión anual se abordaron temas como la regulación de la extracción de las especies de atunes del Océano Pacífico Oriental, la certificación Dolphin Safe, el límite de mortalidad de delfines, seguimiento de los trasbordos en el mar, control de barcos pesqueros ilegales, ordenación de la capacidad de flota y el desarrollo de un control satelital VMS.

También se evaluó la pesquería en 2017 y la condición de las poblaciones de atunes y peces picudos, así como el plan científico estratégico.

La delegación peruana estuvo conformada por el viceministro de Pesca y Acuicultura, Javier Atkins; la bióloga del Imarpe, Gladys Cárdenas; y representantes de la Cámara Peruana del Atún y la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).