Buenos Aires. El peso argentino cotizaba en alza este miércoles, en medio de arduas negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un adelanto de recursos que permita lidiar con una grave crisis económica.

Tras abrir en baja, el peso revirtió la tendencia y subía este miércoles 0,44% a 38,88 unidades por dólar en el mercado mayorista argentino, luego de que el ministro argentino de Economía, Nicolás Dujovne, dijo que espera que el nuevo acuerdo con el FMI se cierre en septiembre.

Con un anticipo de los US$50.000 millones de financiación que Argentina obtuvo del FMI, el presidente liberal Mauricio Macri busca darle una señal de confianza a los mercados, que le han vuelto la espalda en las últimas semanas.

El "escepticismo domina al mercado local", dijo Esteban Goyheneix, analista titular de la consultora Neix, de Buenos Aires.

Con un anticipo de los US$50.000 millones de financiación que Argentina obtuvo del FMI, el presidente liberal Mauricio Macri busca darle una señal de confianza a los mercados, que le han vuelto la espalda en las últimas semanas.

Argentina ya recibió US$15.000 millones del FMI, pero no logró detener el derrumbe del peso, que ha caído un 52% en el año. Se espera que esto alimente una voraz inflación que superaría el 40% en 2018 y que profundice la recesión que sufre el país.

Este martes, economistas consultados por el banco central dijeron que la economía argentina se contraerá un 1,9% en 2018, desde un pronóstico negativo previo de 0,3%, y que la inflación del año será de 40,3%, desde el 31,8% calculado anteriormente.

"Esto es pura crisis de confianza y nadie vende (dólares)", dijo Fernando Camusso, director de la consultora Rafaela Capital.

El Gobierno anunció este lunes un mayor recorte de gastos y un nuevo impuesto a las exportaciones con el fin de eliminar el déficit fiscal en 2019, aunque la decisión no parece haber sido suficiente para recobrar la confianza de los mercados.