Los senadores José David Name (Partido de la U) y David Barguil (Partido Conservador) radicaron este miércoles en el Senado de la República un proyecto de ley con el que buscan “poner freno a la crisis de energía eléctrica de la Costa Caribe”.

La normativa le apunta a resolver los problemas financieros y operativos que afectan a Electricaribe, al tiempo que limita el aumento de las tarifas de energía.

Específicamente propone distribuir el recaudo por concepto del Cargo de Confiabilidad, destinar el 30 % de la contribución que va a proyectos de inversión para garantizar la prestación del servicio de energía y facultar al Ministerio de Minas y Energía para regular todo lo relativo a la ejecución de estos recursos destinados a Financiación del mantenimiento de las plantas termoeléctricas e inversiones que contribuyan a reducir la huella de carbono de generación eléctrica.

Respecto al Cargo de Confiabilidad, se asignaría 20 % para los subsidios de energía de los estratos 1 y 2, 50 % para la financiación del mantenimiento de las plantas termoeléctricas e inversiones que contribuyan a reducir la huella de carbono de generación eléctrica y 30 % se destinará a financiar proyectos de inversión para garantizar la confiabilidad y estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional, definidos como prioritarios por el Ministerio de Minas y Energía.

Este cobro se aplica a todos los usuarios en la factura de la luz desde 1996 y sirve como un “seguro” que permite a las generadoras eléctricas responder por el servicio de energía en momentos de escasez. En 2016 una investigación de la Contraloría concluyó las generadoras habían estado utilizando los recursos para financiar su operación empresarial y no para hacer el mantenimiento a la red eléctrica, lo que casi provoca un apagón en 2015.

Esta situación llevó a plantear una reestructuración de cargo que anualmente recauda $1,6 billones con los que se podría garantizar la calidad del servicio de energía en el país. Sin embargo, aún no se toman decisiones al respecto.

El senador José David Name explicó que en los últimos 10 años los recursos del Cargo por Confiabilidad han sido superiores a los $22 billones, con una tarifa que ha oscilado entre 28 y 60 pesos por kilovatio/hora en la factura mensual. “Lo que buscamos es que a estos dineros se les dé un uso más eficiente y eficaz, que permita solventar tres problemas nacionales: el financiamiento de subsidios, el fondeo de las inversiones necesarias en la Costa Caribe y el apalancamiento del funcionamiento y modernización de las termoeléctricas del país”.

Por su parte, el senador David Barguil recordó que hace tres años durante un debate de control político, denunciaron cómo algunas generadoras usaron indebidamente parte de los US$7.500 millones del cargo por confiabilidad, entre 2007 y 2015.

“Hoy proponemos un revolcón a ese cargo para que nuestro dinero se use eficientemente. Además, ante el desastre de Electricaribe y el retraso en la red eléctrica de la costa, proponemos que sólo por los próximos ocho años se destine el 30 % de los recursos del cargo para las inversiones que la región necesita. Esta es la mejor fórmula para que no aumenten las tarifas de los usuarios y podamos hacer un buen uso del dinero de todos los colombianos en garantizar la calidad del servicio de energía”, dijo.