México.- La inflación interanual en México repuntó a un 4,9% en agosto, su mayor nivel en cinco meses, debido a los precios de las gasolinas y algunos agropecuarios, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se había situado en un 4,81% hasta julio, de acuerdo con los datos históricos del Inegi.

La lectura de agosto representó su mayor nivel desde el 5,04% registrado en marzo pasado.

Tan sólo en el octavo mes del año, la inflación fue de un 0,58%, su mayor nivel para un mes similar en una década, dijo en su cuenta de la red social Twitter el presidente del Inegi, Julio Santaella.

El comunicado mensual del Inegi detalló que el precio de la gasolina de bajo octanaje aumentó en un 2,73%, seguido por el tomate con un 20,78% y la cebolla con un 42,50%, entre los tres principales artículos que impulsaron al índice.

En contraste, bajaron los precios del transporte aéreo en un 21,81%; los del pollo en un 2,73% y los servicios turísticos en paquete disminuyeron en un 9,24%, entre otros, agregó el Inegi.

Los datos del Inegi tienen como base una nueva metodología desde la primera quincena de agosto, que incluyen una canasta actualizada de productos y una muestra con mayor cobertura territorial.

El banco privado Ve por Más (BX+) dijo en un reporte a sus clientes que, con base en el cambio metodológico y en los resultados de agosto, elevó su pronóstico de inflación para el cierre del año a un 4,50% desde un 4,20%.

"No obstante, mantenemos nuestra visión en cuanto a que la tasa anual del índice retome su tendencia a la baja, tras una aceleración temporal", explicó el analista del banco, Javier Saldaña.

"Derivado de lo anterior y de que se prevé que el alza en energéticos tenga un efecto temporal, entre otros factores, no descartamos un escenario en el cual Banxico decida mantener sin cambios la tasa objetivo para la siguiente reunión", agregó.

La próxima reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico, central) está programada para el próximo 4 de octubre.

Desde diciembre de 2015, el banco central ha elevado en varias ocasiones su tasa clave de interés, en un intento por contener las presiones inflacionarias, por lo que el costo del crédito pasó de un 3,0% al 7,75% actual.

El pasado 29 de agosto, Banxico advirtió que la convergencia de la inflación al objetivo del 3,0% podría demorar más de lo esperado por las alzas que han venido mostrando los precios de algunos productos energéticos como la gasolina.

La inflación en México cerró 2017 en un 6,77%, su mayor nivel en más de 16 años.