Buenos Aires. Las exportaciones de carne de bovina crecieron un 110% interanual en julio a 31.800 toneladas, alcanzando su nivel mensual más alto desde el 2009, impulsadas por la demanda de China y Rusia, y por la devaluación de la moneda local, dijo este jueves una cámara sectorial.

A su vez, según el informe mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), los ingresos reportados por los embarques del alimento subieron un 49,1% interanual en el séptimo mes del año, a US$169 millones.

"El proceso de recuperación continua de mercados externos y la significativa depreciación (real) del peso argentino (que alcanzó un nivel similar al promedio de 2007-2009) se están reflejando en las estadísticas sectoriales", señaló la entidad en su reporte mensual.

En mayo China amplió el tipo de carnes de Argentina que podían ingresar a su mercado, mientras que el peso del país sudamericano, que atraviesa una crisis financiera, se ha devaluado cerca del 50% en lo que va del año.

En su informe de septiembre, Ciccra informó que entre enero y agosto el consumo promedio de carne bovina por habitante fue de 57,3 kilogramos por año en Argentina.

En agosto, la producción de carne bovina en Argentina creció un 6,3% interanual, a cerca de 264.000 toneladas, mientras que el número de animales faenados se expandió un 3,5% interanual a alrededor de 1,1 millones de cabezas, explicó Ciccra.

Con respecto a la faena de reses hembras, la cámara dijo que en los primeros ocho meses del año su participación en la faena total fue de 44,8%, 2,4 puntos porcentuales por encima del mismo período del año pasado.

En su informe de septiembre, Ciccra informó que entre enero y agosto el consumo promedio de carne bovina por habitante fue de 57,3 kilogramos por año en Argentina, un 1,4% por encima que en el mismo período del 2017.