Ciudad de México. Las agresiones contra políticos en México se centran en la región del Pacífico y Centro-Sur del país, reportó la consultora de riesgos Etellekt en su último informe.

De acuerdo con el documento de la consultora, tras la elección del pasado 1 de julio se han suscitado 63 ataques contra políticos y 21 homicidios dolosos, de ellos los estados del Bajío y Pacífico, como Jalisco, Colima, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Guanajuato además del estado de Puebla, encabezan la lista como los de mayor recurrencia.

“Van cinco representantes y autoridades electas que han sido asesinadas (tras el 1 de julio); dos alcaldes electos y tres regidores. Sobre todo en el Bajío y el Pacífico, digamos, se han concentrado los últimos atentados. La mayor parte (de los políticos que han sido asesinados) son de Morena; al menos tres de estas autoridades electas, uno es del Partido Verde y otro del PRD”, dijo el director de la consultora de riesgos, Rubén Salazar.

En comparación con el periodo de elecciones locales del año pasado, Salazar afirmó que en el periodo 2016-2017, sólo fue asesinado un alcalde electo por Veracruz “claro era una elección menos concurrente”.

El informe de Etellekt precisa que son en total 850 agresiones contra políticos las que se han suscitado entre el 1 de septiembre del 2017 y el pasado 31 de agosto; de ellas se desprenden 175 asesinatos.

Un factor a considerar en el nivel de vulnerabilidad de las autoridades electas, añadió el directivo, son los periodos tan largos que se suscitan durante la entrada en funciones de la nueva autoridad electa a nivel local.

“Hay muchos estados que renovaron ayuntamientos y que van a tomar posesión hasta el 1 de enero, como lo son los del Estado de México, de Coahuila y el de Oaxaca, entonces estos periodos tan largo de transición se prestan para elevar la vulnerabilidad de las autoridades”, expuso.

Salazar enfatizó que una manera en la que se pueden prevenir los atentados contra autoridades locales, es a través de generar protocolos de seguridad más “claros” y específicos por las autoridades en materia de seguridad.

“No sólo me refiero a la autoridad electoral sino aquí me refiero a la Secretaría de Gobernación y de las propias agencias de seguridad federales y estatales para respaldar de alguna manera la seguridad personal de las autoridades electas que han recibido amenazas”, dijo.

El informe de Etellekt precisa que son en total 850 agresiones contra políticos las que se han suscitado entre el 1 de septiembre del 2017 y el pasado 31 de agosto; de ellas se desprenden 175 asesinatos.

“El 81 % de todas esas agresiones se dirigieron contra políticos de oposición con respecto de los partidos que gobiernan los 32 estados. Estamos ante un fenómeno que corre totalmente en una vía distinta a la del clima de violencia que está enfrentando el país en donde muchos de los contextos que están enfrentando estos candidatos pues es de una alta polarización política”, acotó.