Río de Janeiro. El candidato a la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro, quien lidera los sondeos de intención de voto de cara a las elecciones del 7 de octubre, abandonó la Unidad de Curas Intensivas (UCI) del hospital Albert Einstein de Sao Paulo, en la que permanecía ingresado desde este viernes, tras haber sido apuñalado en el abdomen durante un acto electoral.

Según divulgó el hospital Albert Einstein la noche de este martes en un comunicado, Bolsonaro fue trasladado a la unidad de curas semi intensivas, y aseguró que empezó "una dieta leve, con una buena tolerancia del paciente sin presentar náuseas o vómitos".

Bolsonaro permanece sin fiebre y sin señales de infección recibiendo las medidas de prevención de trombosis venosa, según la nota.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) fue apuñalado este jueves pasado en Juiz de Fora (estado de Minas Gereais, sureste de Brasil) cuando participaba en un acto de campaña. Bolsonaro recibió una puñalada en el abdomen y fue operado de urgencia ese mismo día. Este viernes, fue trasladado en avión a Sao Paulo.

Este martes, el candidato derechista consolidó su liderazgo en la carrera electoral brasileña, al obtener el 26% de los sufragios, según divulgó el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope).

Precisamente este martes, el candidato consolidó su liderazgo en la carrera electoral brasileña, al obtener el 26% de los sufragios, según divulgó el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope).

El segundo candidato más votado sería el exministro Ciro Gomes, del Partido Laborista (PDT), que lograría el 11% de los votos.

La exministra Marina Silva (Rede) y el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) obtendrían cada uno el 9% de los votos, mientras que Fernando Haddad, aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT), sería votado por el 8% de los electores.

Pese a liderar la intención de voto, Bolsonaro es también el candidato con una mayor tasa de rechazo: el 41% de los votantes dijeron que no lo votarían de ninguna forma. Marina Silva tiene un rechazo del 24%, mientras que Haddad la tiene del 23% y Alckmin, del 19%.

El rechazo a Bolsonaro queda patente en la hipotética segunda vuelta, en la que Bolsonaro pierde ante Ciro Gomes (37%-40%) y Alckmin (37%-38%), mientras que empata con Marina Silva en el 38%, y apenas supera a Haddad (40%-36%).