Montevideo. Tras el encuentro que mantuvieron los presidentes de Uruguay, José Mujica, y de Argentina, Cristina Fernández, el gobierno uruguayo entregó el contenido de los acuerdos suscritos.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, anunció la concreción de un tratado para la instalación de una planta regasificadora en Uruguay, que en primera instancia funcionará en un buque sobre las costas y luego quedará en tierra durante 2012.

El secretario de Estado indicó que el plazo inicial es fines de ese año, pero la intención de Argentina es adelantarlo.

Según explicó el ministro, la planta tendrá una capacidad de suministro de 300.000 metros cúbicos de gas natural por día, que será repartido en partes iguales a los dos países a un "precio razonable".

Uruguay –explicó el ministro de Industria- utilizará ese gas para generar energía eléctrica.

En ese plano, Kreimerman informó que los dos países tienen previsto “repotenciar” la represa de Salto Grande, con la finalidad de obtener una capacidad adicional, ya sea por la modificación de la cota, el aprovechamiento de los vertidos o el mejoramiento de las actuales turbinas.

En este caso, lo que se pueda agregar de generación seguirá repartiéndose en partes iguales.