No imaginaron que tendrían que ocupar una agenda para coordinar sus actividades en Chile. No esperaban más planes que los ya contemplados. Menos que tendrían que relacionarse con la prensa, a tal punto, que se verían obligados a postergar su viaje a Estados Unidos, país que insospechadamente ya puso sus ojos en ellos.

El diseñador y guía, René Araneda, y el director de cine, Christian Muñoz-Donoso, son parte del equipo de “Wild Expectations”, proyecto que muestra la fauna chilena desde un prisma particular, no sólo por la tecnología y tipo de imágenes alcanzadas, sino también por la manera lúdica en la que se expresan.

Ambos son chilenos, pero nunca pensaron en su país para difundir el material. Al contrario, siempre el objetivo fue comercializar este documental en el extranjero. Es más, las grabaciones están hechas en inglés y con subtítulos en español. Básicamente porque el mercado internacional es más potente que el chileno, por lo que es más fácil lograr financiamiento y reconocimiento.

De ésto último sabe Christian Muñoz-Donoso, quien fue galardonado en Estados Unidos en el Jackson Hole Wildlife Film Festival (equivalente a los Oscar dentro de la especialidad), en 1999, ademàs con cuatro premios Emmy.

Pero Chile los sorprendió. Cuando subieron el trailer a Vimeo, en sólo 24 horas tuvieron 25.000 reproducciones, sin contar la viralización indirecta. Además, un grupo ya creó un fan page en Facebook, donde personas de diferentes partes del mundo suben fotos aludiendo al proyecto y les dejan mensajes. Las felicitaciones y agradecimientos por mostrar un Chile que muchos no sabía que existía, han sido demasiados.

3260

3264

Ante esta popularidad en diversas partes del planeta, pero en especial en Chile, los realizadores tienen una explicación: “creemos que el fenómeno sucedió principalmente  por tres factores. Uno, porque, obviamente el producto que se está viendo es entretenido; técnicamente la factura está muy buena y llama la atención. Dos, que la gente está viendo lo que es Chile. Muchos nos han dado las gracias por mostrar algo que no sabían que existía, y lo último, el descontento con el medio, porque una cosa es que gente consuma televisión, pero otra cosa es que le guste lo que ve”, explica René.

Por lo mismo, ya se están replanteando la opción de llegar a Chile con el producto, pero de todas formas saben que los primeros pasos los tienen que dar fuera.

Por estos días estarán en el festival Jackson Hole, para comercializar el proyecto,donde ya tienen agendadas reuniones con la BBC, Discovery Channel, NatGeo, por nombrar algunos grandes compradores de material. "Wild Expectations" sería lanzado en 2014, año en el que también pretenden competir en el Wildscreen Wildlife Film Festival. Pero como saben que lo que tienen entre manos es bueno, será en 2015 cuando aspiren a ir al Jackson Hole, pero esta vez a competir.

3262

3263

El origen. René Araneda tuvo una experiencia que lo cambió irremediablemente y que lo hizo aferrarse a ese sueño que tuvo de niño: trabajar con animales. Inmiscuirse en su hábitat sin alterarlo, para así poder captar sus conductas más genuinas, la etología de ese animal.

En pos de ese objetivo, en 2007 cambió la capital de Chile, Santiago, por el sur del país. Tomó sus cosas y se fue a trabajar como guía al hotel Explora, en Torres del Paine. Luego de vivir allí dos años, se dio cuenta que su vida nunca volvería a ser igual a la que había dejado antes de partir.

“Regresé a Santiago y ahora no podría trabajar en una oficina. Mientras estuve en las Torres del Paine me di cuenta que tenía la manera de lograr mi sueño, pero ahora tenía que trabajar en el cómo, porque no hay un parámetro para aprender a grabar animales. Por eso en 2010 decidí irme a Sudáfrica para conseguir la certificación como guía profesional de safari”, comenta entre risas.

Para financiar esta experiencia, René se puso en contacto con un canal de televisión chileno y le ofreció el proyecto, el que se convertiría en su primer paso y, sin saberlo, en una suerte de preparación para lo de hoy. La idea era filmar sus experiencias con los animales en Sudáfrica, y luego con ese material generar un programa. Finalmente, lo registrado en sus dos cámaras, durante siete meses, terminó plasmándose en un programa llamado Garonga Safari.

Pero además de la experiencia que significó grabar su paso por el continente africano también pudo conocer a Wayne Te Brake, su instructor y quien luego pasaría a ser su compañero en "Wild Expectations".

Una vez que retornó a Chile, un conocido le contó sobre Christian Muñoz-Donoso, ante lo que René se animó a escribirle. Extrañamente, como el mismo productor confiesa, rápidamente le respondió. Fue ahí cuando comenzó el contacto, sin embargo, se conocerían tiempo después, en un lugar muy lejano a Chile.

Durante su estadía en el país sudamericano, René Araneda postuló su proyecto al Consejo Nacional de Televisión y no lo ganó. Fue entonces cuando viajó a una importante feria de televisión en Europa para entender cómo funcionaba el mercado. Ahí le cambió la mirada y el destino contribuyó con lo suyo. Estando en Francia, Araneda le mandó un mail a Christian contándole de su paso por la feria. Como él justo se encontraba en Inglaterra en un importante evento del sector, le sugirió que viajara hasta ahí porque era una oportunidad imperdible. El diseñador no lo pensó y así comenzaron a trabajar juntos.

“No vi su trabajo, simplemente confié en él, en su energía y las ideas que tenía”, confiesa Muñoz-Donoso, quien también quería realizar un proyecto como el que le propuso René. Consiguiendo financiamiento y múltiples contribuciones, finalmente comenzaron las grabaciones a principio de febrero, mes en que Wayne ya había llegado a Chile.

3265

3266

Partieron hacia la Antártida, donde querían ver cetáceos y la depredación de las focas leopardo con pingüinos; luego se dirigieron a Torres del Paine para ver pumas, el mejor lugar de la región para apreciar esta especie; posteriormente a Aysén (al sur de Chiloé) para advertir las ballenas azules, el animal más grande que ha existido, y luego finalizar en el norte del país, Atacama, donde vieron una araña que no tiene nombre, dado que fue descubierta recientemente. En total, apreciaron unas 70 especies.

“Me llamó la atención el comportamiento de los pumas en Torres del Paine, desde el punto de vista de lo relajado que están con la presencia de la gente. Me preocupa que puedan atacar; si los visitantes no mantienen la distancia, pueden hacerlo. Eso se debería controlar, las autoridades tomar consciencia, pero no empezar a prohibir la práctica”, explica Muñoz-Donoso.

Dentro de las anécdotas, hay una donde el protagonista también es un puma. Ese fue uno de los pocos momentos tensos dentro de las filmaciones, dado que el animal podría haber atacado a Christian. “Me puse nervioso, alerta, pero no sentí miedo”, rememora el productor, quien porta un cuchillo desde que estuvo a punto de morir, años atrás, por el ataque de un ejemplar de esta especie.

Improvisación. Espontaneidad ha sido una palabra clave dentro de este proyecto. Al comienzo, cuando se encontraban en la Antártida no tenían muy claro qué hacer, sin embargo, de a poco se fue dando todo, siendo la improvisación un denominador clave dentro de todo el trabajo. De hecho, no hay guión entre René y Wayne, lo que a juicio de Christian es el gran plus del proyecto.

A lo anterior se suma, a juicio del director, que se trata de un trabajo “completamente nuevo, no se ha hecho nada igual; partiendo desde el formato, el estilo y siguiendo por la tecnología, ya que estamos utilizando la última 5k (cámara), la misma que se ocupó para la película “El Hobbit”. En el mercado internacional posiblemente se puede encontrar cosas parecidas, pero este programa tiene la interacción de René y Wayne, más la belleza natural, que es lo que marca la diferencia”.

Otro elemento diferenciador es el uso de máscaras de animales por parte de ambos guías, algo que también nació de casualidad, dado que las llevaban para jugar y sacarse fotos entretenidas, sin embargo, después las comenzaron a ocupar para explicar cosas, hasta que tomaron un rol más preponderante, incluso pensado desde el punto de vista comercial.

Puntos suspensivos. A pesar que todos tienen muy claro el proyecto, todavía el trabajo posee cabos sueltos, como su duración, la que, según confiesa René y Christian a AméricaEconomía.com, dependerá de con quién cierren un acuerdo comercial, por lo que el material podría convertirse tanto en un documental como en una serie.

Actualmente, el proyecto está en etapa de postproducción y sus realizadores están enfocados en musicalizarlo, debido a que las canciones las están componiendo y grabando ellos mismos.

Con este trabajo, ambos chilenos esperan poder mostrar el país y, con ello, educar sobre las especies que existen en el territorio y fomentar su protección y conservación. Pero eso no es todo, debido a que también esperan poder abrirles la mirada a los productores y demostrarles que programas así también pueden alcanzar un boom.

WILD EXPECTATIONS Teaser Trailer 2 from NEDO on Vimeo.