A algunos les está llamado la atención el esquema de Argentina para enfrentar la recta final de la preparación antes del comienzo del Mundial. Más aún con los problemas de funcionamiento colectivo que muestra el equipo.

Y es que la falta de partidos amistosos de los argentinos contrasta con otras selecciones como Brasil, Chile o Paraguay que jugarán amistosos hasta pocos días antes del comienzo de la nueva Copa del Mundo. 

En la recta final, el cuerpo técnico del seleccionado argentino privilegia más el cuidado de los futbolistas que la exigencia de la competencia, aun tratándose de un amistoso. 

"Quiero a los jugadores sanos porque ya están preparados. Los calendarios de los clubes están muy recargados y los muchachos llegan agotados, no sólo desde lo físico, sino también en lo mental. Hay varios que están en el umbral de los 50, 60 partidos en la temporada. Es mucho el esfuerzo acumulado", expresó el preparador físico Fernando Signorini, de acuerdo a La Nación.   

En materia de preparación, el panorama del equipo de Maradona es diferente del de la mayoría de los seleccionados. 

El plantel se acuartela y recurre como única oposición a los juveniles argentinos que vinieron como sparrings. Las prioridades son el mantenimiento y los cuidados físicos y eliminar los riesgos de las lesiones en un amistoso.